La puja por el (otro) diseño territorial

  • La vertebración del territorio repercute en el coste final de una vivienda, materia que se ha convertido para los partidos en el auténtico mascarón de proa, antes y durante la campaña electoral

Al debate del peso que deben tener las comunidades autónomas en el conjunto del Estado, alentado por las reformas estatutarias, se le suma otra porfía más terrenal: la planificación del territorio. Ordenación, control del urbanismo, lucha contra la especulación o desarrollo sostenible, entre otros, son conceptos que acaparan los programas de los partidos andaluces. De cómo se desenrede del hilo -el modelo que se elija para la vertebración de la comunidad- influirá en el impacto sobre el medio ambiente, la conexión entre los núcleos de población, la urbanización del suelo y el precio de la vivienda.

Y en tiempo electoral, el acceso al mercado inmobiliario se ha convertido en el mascarón de proa de buena parte del antes y el durante de la campaña. La carrera la inició el PSOE en el mes de septiembre, cuando anunció la futura aprobación de una ley que garantizaría la primera vivienda a todos los andaluces con salarios inferiores a 3.000 euros mensuales. La ejecución del Pacto por la Vivienda, un acuerdo que compromete 18.000 millones de euros en diez años -9.000 de los cuales lo aportan las entidades financieras y el restante entre la administración andaluza y los ayuntamientos-, es para el PSOE la gran baza con la que demostrar la credibilidad de su promesa. El citado pacto prevé en este periodo la construcción de 700.000 viviendas, 300.000 de ellas VPO.

El PP se apresuró a contrarrestar la oferta y en su programa atiende a todos aquellos que ya están hipotecados, con un fondo de garantías de 125 millones de euros que haga frente a las subidas de los intereses por el incremento del Euríbor. La propuesta popular pasa por combinar la aportación al crecimiento económico y al empleo de la construcción con el acceso de las clases medias y los jóvenes a la vivienda.

Más viviendas protegidas y la rehabilitación son notas comunes también en los programas de IU y Coalición Andalucista. La federación de izquierdas liga la ordenación del territorio con una defensa a ultranza del ecologismo. Y en vivienda, casa como puede las tesis de su líder jornalero Juan Manuel Sánchez Gordillo, y los 15 euros al mes que un joven paga en Marinaleda para tener una casa, con la ley alternativa que presentaron en el Parlamento.

Coalición Andalucista pretende que la compra de una casa no supere el 30 por ciento de la renta media de las familias andaluzas, para lo que propone medidas que lleven a la bajada de los precio del mercado de la vivienda libre y el aumento del poder adquisitivo de los andaluces.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios