Los ciudadanos valoran el Estatuto como una mejora política, social y económica

  • Un año después de su aprobación por el 87,45% de los votantes, los andaluces consideran positiva la reforma

Comentarios 2

Poco más de un año después de la aprobación del nuevo Estatuto de Autonomía andaluz, el 18 de febrero de 2007, más de la mitad de los ciudadanos encuestados por Ipsos consideran que el nuevo texto supone beneficios en la calidad de vida (ahora o en el futuro), favorecerá el crecimiento económico de la comunidad y eleva la categoría política de Andalucía dentro de España.

El sí al Estatuto fue incontestable con un 87,45 por ciento de aprobación, aunque los resultados se vieron definitivamente eclipsados porque sólo un 35,8 por ciento del electorado acudió a votar. El bajo índice de participación mostró el escaso interés por una reforma apoyada por los partidos con representación parlamentaria a excepción de los andalucistas.

A un año vista, un periodo razonable para el balance, los ciudadanos consultados parecen convencidos de los beneficios del Estatuto en aspectos que les afectan directamente, a pesar de que la alta abstención parecía dar a entender que la reforma era percibida a pie de calle como un ente abstracto que no calaba.

Sobre las tres cuestiones planteadas por Ipsos en su encuesta, la mejora presente o futura de la calidad de vida de los andaluces gracias al nuevo documento, un 55,5 por ciento opina que efectivamente traerá beneficios a la comunidad, contra un 27,9 por ciento que opina lo contrario. Cruzando la pregunta por el filtro de las ideologías, el grado de aceptación sube al 65,7 por ciento en el caso de los que  en 2004 votaron al PSOE, y un 47,5 por ciento de los que optaron por el PP. Más allá de la diferencia numérica, hay una mitad más o menos holgada de los sometidos a la consulta que hacen un paralelismo entre Estatuto y una mejor calidad de vida.

Más del cincuenta por ciento de los ciudadanos sondeados (un 52,8 por ciento), piensa que el nuevo Estatuto también es positivo para la economía e impulsará su crecimiento, con un 62,4 por ciento de los que votaron socialista y un 46,5 por ciento a favor de los populares.

El último enunciado plantea  si la reforma eleva la categoría política de Andalucía dentro de España. El 51,8 por ciento piensa que también comporta este beneficio el proceso, paralelo al que se ha vivido en otras autonomías. La Comunidad Valenciana, Baleares o Cataluña, con un debate bastante más bronco, han vivido procesos similares en un espacio de tiempo paralelo, una coincidencia que podría hacer ver al andaluz medio que Andalucía va a la par que el resto de comunidades en lo que a desarrollo autonómico se refiere.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios