800.000 andaluces ven el debate

  • El cara a cara entre Chaves y Arenas fue el segundo programa más visto del domingo en Andalucía · El minuto de oro llegó a casi un millón de espectadores

No llegaron a la expectación del cara a cara nacional -Zapatero y Rajoy concitaron el interés de 13 millones de españoles; de ellos, dos millones de andaluces-, pero el debate andaluz tuvo un buen resultado de audiencia que traduce el interés del electorado por el duelo entre Manuel Chaves y Javier Arenas. El programa moderado por Esther Martín tenía una fuerte competencia, con series, películas y resúmenes futboleros. Con los líderes regionales, Canal Sur mejoró mucho sus registros habituales de la noche del domingo y la hora y media de duelo se saldó con una audiencia media de 781.000 espectadores y una cuota de pantalla del 21,5 por ciento, por encima de la media de la cadena -líder en Andalucía en la actualidad-. El minuto de oro llegó a congregar 967.000 espectadores. Casi 1,8 millones de andaluces siguieron en algún momento el encuentro político.

En el total de la emisión, el debate fue seguido en su mayoría por jubilados, con un 40,8 de cuota, seguidos de la franja de 45-64 años, con un 22,6. Para el resto, el debate tuvo registros casi testimoniales, con un 8,8 entre los espectadores de 25 a 44 años.

Estos mínimos entre la población joven se justifican por el resultado del espacio más visto de la jornada en Andalucía: el episodio de Aída, que coincidió con el debate en más de la mitad de su duración. Se daba la circunstancia de que el episodio de la telecomedia de Telecinco -con mayoría de actores andaluces, por cierto- era muy esperado, lo que contribuyó a que la serie registrase su máximo histórico, con casi 1,3 millones de seguidores y un 35,1 de share. Aída, a su vez, fue lo más visto en todo el país.

El previo del debate, al filo de las diez de la noche, congregó a 683.000 espectadores. La tertulia de análisis posterior prevista por Canal Sur, con la intervención de periodistas, descendió hasta el 13,5 de cuota, con 284.000 seguidores. La fuerte competencia de la noche, y lo avanzado de la hora, produjo esta desbandada en la franja de late-night.

Si bien el debate no fue ganador en las preferencias televisivas, quienes sí vieron triunfo, ante el electorado, fueron los dos contrincantes. Chaves no ocultó su satisfacción y, aunque puntualizó que no es "presuntuoso, sino más bien pudoroso", sí apreció que "fue el mejor debate de todos" en los que ha participado. Se mostró convencido de que quedó patente que la única opción de gobierno es la que él representa: "Una alternativa no se fabrica en un debate de hora y media, una alternativa creíble se fragua durante muchos años y Arenas no la ha presentado". A su juicio, situarse como "adalid del cambio tras 25 años perdiendo parece un poco fuerte".

De buen humor y seguro de que salió victorioso. Así se mostró Javier Arenas tras el cara a cara, en el que confió haber minado la credibilidad de su contrincante, sin llegar a mostrarse agresivo. Sin contagiarse de la euforia de su entorno, repasó los mejores momentos. "Chaves no tiene credibilidad para hacer propuestas, no me contestó en dos ocasiones al incumplimiento de rebajar el IRPF a 700.000 andaluces", recordó. Otro de los ejemplos de su descrédito: las vacaciones para las amas de casa. Del debate, concluyó que "ahora los andaluces pueden definir quiénes son los nuevos señoritos".

Los candidatos de IU y CA, Diego Valderas y Julián Álvarez, tuvieron claro el resultado del debate: perdieron los andaluces, al quedar ellos excluidos en lo que podría haber sido una segunda vuelta del debate a cuatro.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios