La Junta libera en plena campaña inversiones por más de 3.500 millones

  • La capacidad inversora del último mes se equiparó al 10% del presupuesto de 2008

"El Gobierno no está en funciones, está a pleno rendimiento". Con esta frase pronunciada en el Consejo de Gobierno de la pasada semana, el consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, quiso despejar las críticas que de la oposición pudiera emanar, y que nunca hizo hasta ahora, ante el despliegue inversor del Ejecutivo que preside Manuel Chaves en estas fechas próximas a la cita con las urnas. Esta admitida plenitud de acción tiene su traslación económica: en este último mes, la Junta se ha instalado en un suma y sigue que le ha llevado a desembolsar hasta 3.546 millones de euros. Una cifra que roza el 10 por ciento del presupuesto andaluz para el presente ejercicio.

Estos gastos, ejecutados en forma de ayudas, subvenciones e inversiones en buena medida han tenido por objeto corregir los efectos de la desaceleración en dos sectores sensibles económica y electoralmente: la empresa y la familia. En el capítulo empresarial, la atención se concentró en el apoyo a la pequeña y mediana empresa, principal generador de empleo en Andalucía, y al sector de la construcción, potenciando la ejecución de obra pública. Para ello, el Consejo de Gobierno autorizó un gasto de hasta 1.400 millones. En el ámbito familiar, donde se rehuyó en parte el modelo gubernamental del cheque, la cifra publicada para este año fue de 502 millones que contribuirán al ahorro con la ampliación de los servicios de guarderías, los libros de texto gratuitos, ayudas para las becas en el extranjero y para casos de parto múltiple.

Aunque el grueso de la lluvia millonaria cayó tras el Consejo de Gobierno del pasado 19 de febrero -2.672 millones-, sólo tres días antes del arranque de la campaña electoral, ayer los consejeros y el presidente andaluz quisieron despedirse de este ciclo -tras el 9 de marzo sí serán un Gobierno en funciones- dando el visto bueno al desembolso de otros 244,6 millones más, de los que más de un 60 por ciento fueron para sufragar la ejecución de obras hidráulicas, bien contra la sequía bien contra las inundaciones, repartidos en tres provincias.

La futura desaladora de la Costa del Sol, en Málaga, absorberá 54,2 millones de esta partida inversionista -el diferencial hasta alcanzar los 70,9 millones que precisa esta infraestructura hidráulica corren a cargo del Ministerio de Medio Ambiente-. Esta instalación producirá 20 hectómetros cúbicos que garantizarán el suministro de agua potable a los 500.000 habitantes de la Costa del Sol Occidental, con opciones de conexión a Málaga capital y la franja costera oriental, en situación de sequía. A Huelva llegarán 51,2 millones desde la Agencia Andaluza del Agua para la puesta en marcha del proyecto de la presa de Alcolea, en Gibraleón, y que abastecerá a 100.000 habitantes de la zona oriental onubense. Mientras, entre Córdoba y Málaga se repartirán 57,2 millones más en tres proyectos de depuración, mejora de la red de abastecimiento y acciones para la prevención de inundaciones.

La última partida de esta legislatura se fue a Jaén, a dos proyectos en I+D+I vinculados al aceite y al sector de la automoción que se costearán con 56 millones.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios