Chaves minimiza la pérdida de votos y dice que firmaría otro "desgaste" así

  • El candidato del PSOE entierra el debate sucesorio y califica de "triunfo extraordinario" su victoria en las urnas · Asume el avance del PP aunque destaca que no ha logrado quitarle la mayoría absoluta

La noche electoral se cerró con satisfacción en el cuartel general del PSOE andaluz. No podía ser de otra manera después de que las urnas habían arrojado una nueva mayoría absoluta para Manuel Chaves tras 18 años en el poder. Sin embargo, no había euforia, no había sensación de haber barrido a los contrarios. Ayer se quiso dar una imagen distinta y en su primera comparecencia ante la prensa después de haber revalidado la presidencia de la Junta, Manuel Chaves habló de "la emoción" que aún mantiene desde que conoció los datos y calificó de "triunfo extraordinario" la victoria electoral. "Y eso que no soy dado a la grandilocuencia", se excusó. Pese a ese optimismo, Chaves se topó con la realidad de sus cinco parlamentarios menos respecto a 2004, si bien sorteó la autocrítica e hizo una lectura cocinada para no dar en ningún momento imagen de debilidad. "¿Desgaste? Sería ilógico si después de 18 años gobernando y de 26 de gestión socialista no tuviéramos desgaste. Pero les diré que una situación así la firmaba para el próximo 2012".

2012. Chaves aludió al año en que deberán celebrarse las próximas autonómicas y, evidentemente, se le cuestionó por lo de siempre, por si repetirá como candidato. "La pregunta del millón", dijo entre risas. La respuesta fue rápida: "Pregúntenmelo dentro de cuatro años", sentenció.

A juicio del responsable del Gobierno en funciones, lo verdaderamente extraordinario de estos comicios es que el PSOE ha encadenado una nueva victoria, y ya van ocho desde que se impusiera por primera vez en las elecciones de 1982. "Hay pocos partidos que hayan alcanzado un resultado tan importante y tan sostenido en el tiempo", indicó Chaves, quien quiso poner el parche antes que la herida y se apresuró a hacer las interpretaciones que podría realizar la oposición sobre esta realidad. "Algunos dirán que es una situación anómala, que en Andalucía hay un régimen o que el PP no está a la altura", una lectura propia que él mismo tildó de "estupidez". El PSOE, continuó, ha establecido "una alianza estratégica" con los andaluces para poder transformar esta tierra, y esa es, a su juicio, la principal razón que le ha puesto en bandeja ser, a sus 62 años, uno de los dirigentes políticos más longevos -cuando culmine la legislatura llevará 22 años en el poder.

Los análisis de los datos electorales evidencian una pérdida de respaldo para el PSOE que se ha hace más evidente en circunscripciones como Almería, Málaga, Córdoba, Granada y Huelva, provincias en las que pierde un diputado, sumando así los cinco escaños menos. La explicación de Chaves fue muy de andar por casa: "No podemos ganarlo todo en todos los sitios y en todo momento", afirmó. En este sentido, el que ha sido candidato a la reelección tuvo que reconocer "el avance" experimentado por el PP, si bien le dio la vuelta al calcetín y expuso lo que, a su juicio, es una derrota en toda regla. "Su único objetivo era que perdiéramos la mayoría absoluta y, como no lo han logrado, es un fracaso contundente". Sobre lo que no quiso opinar es si cree que Javier Arenas debe dimitir tras perder las elecciones por tercera vez, aunque hizo una reflexión muy ilustrativa: "Yo dije que si no ganaba, me iría".

Según los socialistas, el mejor escenario electoral que han vivido los populares en Andalucía fue en 1994 pero, a su entender, no supieron aprovecharlo y perdieron "el cambio de ciclo" que se produjo dos años después. Chaves, quien reveló que Javier Arenas le llamó tras conocerse los resultados electorales para felicitarle, ofreció diálogo con todos los partidos para sacar adelante "nuestros compromisos". Esta mayoría "no es un cheque en blanco", reiteró.

El líder socialista también se refirió a la situación de IU y de CA. Aplaudió que Diego Valderas pueda estar en el Parlamento y, en cuanto a la desaparición de los andalucistas indicó que era algo previsible porque "no han visto que su adversario no era el PSOE, sino el PP". De hecho, Chaves vinculó la escalada de votos de Arenas a la "debacle" de Julián Álvarez.

En cuanto a la composición de su futuro gobierno, nada. "Aún no lo he pensado", comentó entre risas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios