Cambios a paso de tortuga

  • El PSOE fue el más votado en 102 de los 105 municipios en los comicios generales y andaluces del domingo · Aunque IU salva su diputado autonómico, pierde votos en más de la mitad de los pueblos

Cuando los cabeza de lista del PP e IU al Parlamento andaluz por Sevilla, Juan Ignacio Zoido y Juan Manuel Sánchez Gordillo, respectivamente, valoraron ante la prensa sus resultados en la provincia -el PP subió un diputado en la Cámara andaluza e IU mantuvo el que tenía; en el Congreso no hay cambios- estaban viendo el vaso medio lleno. En el caso de los populares, porque si quieren ser la alternancia al PSOE, su ritmo de crecimiento es demasiado lento. Suben sobre todo en el área metropolitana y en las ciudades medias. Sevilla aportó 32.000 votos más a Rajoy y 52.000 al equipo de Arenas, frente a los 30.000 y 16.000 que perdió, en cada caso, el PSOE. Pero es tal la distancia que les separa -más de 20 puntos- que el PP necesitaría décadas para lograr el cambio. El PSOE no varía en número de diputados por Sevilla ni en Madrid ni en el Hospital de las Cinco Llagas y es el más votado en 102 de los 105 municipios de Sevilla, con la excepción de Marinaleda, Tomares y Espartinas. Éstas son las únicas localidades en las se registra un cambio de tendencia y hay que poner matices al supuesto desgaste del PSOE, porque, si bien es verdad que obtiene menos votos en muchos sitios (en más de 50 municipios en las generales y en unos 80 para las elecciones andaluzas), también lo es que partía con más del 60% del sufragio en muchos casos y ha ganado otra vez con mayorías absolutas.

En el caso de IU en Sevilla, si quiere reivindicarse como referente nacional tras la debacle de Gaspar Llamazares tendrá que frenar más pronto que tarde su sangría de votos. La pérdida de más de 15.000 papeletas para el Congreso y 8.200 para el Parlamento andaluz tuvo su reflejo en 60 y 80 municipios, respectivamente, en los que perdió peso frente al tsunami bipartidista.

Ni siquiera se salvaron Marinaleda -su alcalde, aunque fue el más votado, tuvo casi cien sufragios menos que cuando Concha Caballero abrió en 2004 la lista de IU al Parlamento andaluz-; y Carmona, donde la presencia del ex regidor Sebastián Marín Recio como número uno al Congreso no modificó el voto de sus vecinos, que le relegaron, como en las municipales, al tercer puesto. También recibieron menos apoyo en El Coronil (feudo del SOC), en Arahal (donde el alcalde es de IU) o en Osuna (donde también han gobernado). La excepción la puso Castilblanco (IU recuperó el voto de Nueva Izquierda) y otros municipios de la Sierra Sur donde despuntó en las municipales.

Para Coalición Andalucista no hay paños calientes. Es la más perjudicada y las municipales fueron proféticas. Ha bajado en porcentaje de votos en más de 95 municipios. En bastantes núcleos, sobre todo los más urbanos, quedó incluso por detrás del partido de la ex socialista Rosa Díez, que apenas ha realizado campaña en la provincia. El candidato Julián Álvarez sólo logró arrancar en su Écija natal cien votos más que en 2004 para su partido, que quedó por detrás del PSOE y el PP.

Este zoom de las elecciones a Cortes Generales y al Parlamento andaluz sobre los ayuntamientos sevillanos certifica, además, que el éxito de algunos partidos en las municipales tiene más que ver con el tirón personal de líderes locales que con las siglas. En Utrera, la mayoría absoluta de Curro Jiménez -hay quien ya le mira como desfibrilador del PA- se viene abajo frente a un PSOE y un PP que se afianzan. Lo mismo ocurre en Marchena o El Pedroso (con alcaldes del PA) o en Pilas y en Morón (donde ediles del PP gobiernan con mayoría absoluta).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios