La Cámara gana seis parlamentarias

  • IU no cuenta con diputadas al no incluir mujeres como cabezas de lista

El Parlamento que surge tras las elecciones del domingo es el primero que se constituye en Andalucía tras la reforma de la Ley Electoral andaluza y la aprobación de la Ley de Igualdad. Éstas obligan al llamado sistema de cremallera: alternar la presencia de hombres y mujeres en las listas. El resultado de aplicar las normas es una Cámara que gana en cuota femenina, hasta situarse el número de parlamentarias en 50, frente a las 44 que representaron a los andaluces en la pasada legislatura. Esto supone que las diputadas ocupan ya el 45,8% del hemiciclo, frente al 40% que fueron en el periodo 2004-2008. Hace una década, en la quinta legislatura que ocupó entre los años 1996 y 2000, eran 34 las diputadas, un 31% del Pleno.

Por grupos parlamentarios, son los socialistas los que consiguen la misma representación de hombres que de mujeres entre sus 56 escaños. En el Partido Popular son 22 las diputadas, frente a 25 los parlamentarios. Izquierda Unida, sin embargo, no tiene ni una sola representante en el Parlamento andaluz, ya que sus seis representantes son todos los cabezas de listas y la formación de izquierdas no situó a ninguna mujer en sus puestos de salida en ninguna provincia, salvo en la de Almería.

Aunque arranca un periodo con más diputadas en el Parlamento, éste viene de una legislatura donde ha habido una importante representación de mujeres en los plenos en la VII legislatura. La Presidencia de la Cámara la ha ostentado Mar Moreno y en la oposición fueron tres portavoces parlamentarias: Teófila Martínez (PP), Concha Caballero (IU) y Pilar González (PA). Ninguna de las tres tiene ahora escaño y lo previsible es que Javier Arenas y Diego Valderas -que regresan al Parlamento- ocupen ahora estos lugares en los populares e Izquierda Unida; no habrá presencia de los andalucistas.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios