Arenas oculta sus cartas y medita pasar al cuerpo a cuerpo

  • El candidato del PP ha mantenido un discurso basado en las propuestas

Comentarios 3

Como si de un jugador de póquer se tratara, Javier Arenas ha mantenido el rictus serio cada vez que se le ha preguntado por la estrategia que desplegará hoy en el cara a cara con Manuel Chaves. Primero, jugó de farol, sembrando desde hace meses la duda de su presencia en el careo con el candidato del PSOE. Lo mantuvo hasta el último momento, pero en Canal Sur tienen preparado el montaje para la retransmisión del evento desde hace días.

Con más o menos tiras o aflojas, el PP sólo ha negociado los pequeños detalles de la cita, conocedores de que no podían desaprovechar la oportunidad. Una ausencia motivada en las "2.000 razones" para no ir a la cadena pública dejaba en mal lugar la confianza en el candidato.

El debate a cuatro del pasado martes ha disparado el valor de Arenas entre los suyos. No ha habido alcalde o concejal de turno en los actos de campaña que no le haya felicitado por la "victoria" frente a Chaves, arengándole a continuar con la senda iniciada. Arenas jugó bien, pero si ganó, lo hizo con una mano pequeña, nada de llevarse todo el montante en juego.

Reunido con sus altos cargos y asesores en la sede regional, el candidato del PP diseña la estrategia a seguir, tras interrumpir ayer sus actos de campaña. En un mitin en Dos Hermanas, Arenas dijo que su partido ofrece un proyecto de cambio para Andalucía "a mejor, sin rencor y sin resentimientos, y en el que todo el mundo vea una oportunidad y no un riesgo". En el otro lado de la mesa, el PSOE "lleva 25 años y está pidiendo 30".

El PP baraja dos posibles apuestas. Una, mantener el discurso empleado hasta el momento, basado en programas y propuestas alternativas a la gestión del PSOE. Otra, iniciar el combate cuerpo a cuerpo contra Chaves que le demandan algunos sectores de su partido: que en su vocabulario aparezcan corrupción y sabotaje, le pregunte por la familia y por la cuenta corriente.

En previsión, desde el lado socialista ya le han advertido de que no utilice el "juego sucio". Desde las filas populares, ajenos a las críticas, insisten en que las propuestas de gobierno marcarán la intervención. Habrá que esperar a su conclusión para verificar si Arenas se reserva un as en la manga, una suerte de efecto que impresione al telespectador. Si busca un ingenioso plan, puede revisar El golpe, protagonizada por Paul Newman y Robert Redfor, uno de sus filmes favoritos.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios