Aguilar se descarta como sucesora de Llamazares en IU

  • Aguilar reconoce que la federación ha ido a las elecciones con “confrontación” · Los “malos resultados” obtenidos en las urnas son responsabilidad “de toda la organización”

Comentarios 4

La alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, anunció ayer que se excluye a sí misma como posible sucesora a la máxima responsabilidad al frente de Izquierda Unida en unas declaraciones que realizó escasas horas después de conocerse que, a causa de los resultados electorales obtenidos por la formación, el coordinador de IU, Gaspar Llamazares, no optará a la reelección en la próxima asamblea federal.  “En ningún caso estoy dispuesta a ser coordinadora federal de IU; no me importa quién lo sea, pero yo estoy en Córdoba”, afirmó la regidora para despejar cualquier duda sobre su futuro político.

Aunque  Aguilar se autodescarta del debate sucesorio de Llamazares, sí que tendrá un papel activo en este tiempo para vigilar que “no se abra un proceso de búsqueda de responsabilidad individual, porque sería equivocarse de forma plena y total”.

La alcaldesa fue muy crítica en su análisis sobre los votos obtenidos por IU. Dijo que han sido “unos malos resultados”, de los que el responsable “no es Gaspar Llamazares, sino toda la organización”. A esta situación, la alcaldesa añade otros factores que han influido en la perdida de respaldo, como es el caso del “avance del bipartidismo” y el hecho de que la ley D’Hondt haga que a IU le cueste cada diputado 450.000 votos y a los grandes partidos, en cambio, alrededor de 70.000. En el primer caso, Aguilar añadió que una parte de la ciudadanía “no quería que gobernase la derecha”, razón por la que ha optado por el voto útil, “lo que ha afectado a los resultados de IU”.

Sobre la situación interna de la formación, la alcaldesa señaló que ésta se ha presentado en estas pasadas elecciones “con confrontación, y eso se paga caro porque la ciudadanía te vuelve la espalda”. En su opinión, el electorado reclama de los partidos que tengan “unidad, cohesión, propuestas claras y una sola voz”, algo que ha faltado en Izquierda Unida.

Al igual que ya hiciera tras las elecciones de 2004, la regidora ha vuelto a pedir en la federación de izquierda que se abra un tiempo de “diálogo, de reflexión, de lealtad y de voluntad constructiva positiva”. Ella se encargará de velar por que en el tiempo que queda hasta la elección del futuro coordinador, cuya asamblea federal se puede adelantar a la próxima primavera, el proceso discurra de este modo. La participación de Aguilar en este debate se dará si se cumplen las condiciones de que éste se desarrolle de forma “constructiva y positiva”. El objetivo es que la dirección federal que salga de este proceso sea “colectiva y cohesionada”, algo a lo que se llegará si el proceso de reflexión propuesto se desarrolla “con claridad meridiana”.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios