Pedro Rodríguez logra su cuarta mayoría absoluta

  • El PP pierde un concejal y la consigue por la mínima: 14 ediles. El PSOE se queda con 9 ediles, uno menos que en 2007. La sorpresa la dan IU, con 1 escaño más, y la Mesa de la Ría, que entra en el Pleno.

Comentarios 38

Pedro Rodríguez logró ayer su quinta victoria en unas elecciones municipales y hace de nuevo historia: revalidará la Alcaldía con su cuarta mayoría absoluta. Pero lo hará por la mínima: pierde un concejal y se queda con 14. No es la única caída; Petronila Guerrero se deja otro edil en el camino y baja de los 10 concejales amarrados por sus antecesores. Los vencedores de la noche fueron Izquierda Unida, que gana un escaño hasta situarse en 3, y la Mesa de la Ría, que logró el suficiente apoyo para sobrepasar la barrera del 5% de los votos y metió a José Pablo Vázquez en el salón de plenos.

El desgaste propio de 16 años de Gobierno y el descontento ciudadano han hecho mella en el Partido Popular. Si en 2007 se atribuyó a la abstención rociera el descenso en el número de votos del PP (que no obstante mantuvo el concejal número 15), el ascenso de participación en 2011 (un 55,67% del censo electoral acudió a votar, tres puntos más) no se ha traducido en un mayor apoyo. Ni siquiera el aumento de participación en los barrios más peperos -en el Centro, el Molino y el Matadero estaba ocho puntos por encima de la media a las seis de la tarde- ha podido compensar el efecto  desgaste y el impacto de la Mesa de la Ría. Aunque algo de este impacto debían olerse el PP y el PSOE, cuando desde el primer momento han apostado por la recuperación de las balsas de fosfoyeso y el acercamiento a la Ría como uno de los ejes de su campaña.

No ha sido suficiente para mantener los quince concejales en un mandato marcado por las dificultades económicas del Ayuntamiento de Huelva (y las del resto de los consistorios), que se ha visto obligado a vender la joya de la corona del Consistorio para lograr liquidez con la que pagar a sus proveedores y que tiene pendientes el desarrollo de dos grandes proyectos, Isla Chica y el Ensanche Sur. En el otro lado, la inauguración del Mercado del Carmen y la peatonalización de la Gran Vía son del total agrado de los onubenses, que han concedido 28.428 votos al PP, su cifra más baja desde 1995, cuando Pedro Rodríguez ganó pero no alcanzó la absoluta.

Con la entrada de Guillermo García de Longoria (el número 14), el alcalde se garantiza gobernar con comodidad y sin tener que pensar en un posible pacto con la Mesa de la Ría, escenario que durante el recuento de votos de la tarde se hacía posible (al 64,91% del escrutinio el resultado era de 13 para el PP, 10 para el PSOE, 3 de IU y 1 de la Mesa de la Ría). De hecho, el escaño de Longoria fue para el PP en lugar de para el PSOE por poco más de un millar de votos.

Peor es el panorama que se le presenta al PSOE. En un contexto de descenso generalizado del voto socialista en el país y en la provincia, la campaña preparada para Petronila Guerrero, en la que se ha volcado el PSOE provincial, no sólo no ha servido para mejorar resultados, sino que ni siquiera ha evitado una fuerte caída que deja el grupo municipal por debajo de los diez concejales por primera vez desde 2003.

Guerrero ha perdido 3.325 votos respecto a los obtenidos por su antecesora, Manuela Parralo, a pesar de un derroche de medios y la presencia de pesos pesados del PSOE como el vicepresidente Pérez Rubalcaba o un histórico como Alfonso Guerra junto a la presidenta de la Diputación (se abre ahora un interrogante sobre quién ocupará el sillón tras estos resultados). La crisis económica, el caso de los ERE fraudulentos e incluso la propia crisis interna del PSOE andaluz han resultado perjudiciales para los resultados onubenses y no han podido ser contrarrestados por una candidata que en el último sondeo de Commentia para Huelva Información suspendía en la valoración de los ciudadanos, a pesar del temprano inicio de la precampaña.

El descontento del votante de izquierdas con el PSOE ha sido capitalizado por Izquierda Unida (sube en todo el país), que por segunda convocatoria consecutiva logra aumentar su representación. Si en 2007 Pedro Jiménez logró arrancar un segundo concejal con un discurso en el que aglutinaba gran parte del voto de la Ría, en 2011 y ante la debacle socialista sobrepasa el 10% del voto válido y logra el escaño para Juan Manuel Arazola, un histórico de IU que ya formó parte del Pleno municipal.

Y la sorpresa de la noche la dio la Mesa de la Ría, el partido nacido de un colectivo ciudadano cuyo objetivo es conocido por todos: la recuperación de la avenida Francisco Montenegro. Su irrupción en el panorama onubense se produce en un momento en el que el descontento hacia el sistema político es máximo, con miles de personas en las calles en todo el país reivindicando una reforma a través del denominado movimiento del 15-M. Con una campaña austera, imaginativa y sin largas listas de promesas electorales, José Pablo Vázquez (arquitecto, ex decano del Colegio) se ha hecho con un escaño en el Ayuntamiento de Huelva desde el que llevar, ha asegurado en más de una ocasión, la voz de la calle hasta el Ayuntamiento de Huelva.

También suben otros partidos minoritarios, como el Partido Andalucista, que casi triplica sus votos hasta llegar a 1.874, o UPyD, que logra en su primera incursión en unas municipales 1.208 papeletas. Se comen también el aumento de la participación: 63.506 personas depositaron ayer su voto en las urnas, casi 2.514 más que en 2007. Con un 55,67% de participación la capital siguió destacando como municipio abstencionista, en una provincia en el que el 68,55% de los llamados a las urnas acudió a votar, al igual que el 66,23% de los españoles. Y el efecto del movimiento del 15-M se dejó notar también en los votos en blanco: se han casi duplicado, pasando de los 803 de 2007 a 1.540 en esta convocatoria.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios