El vino de Jerez sacrifica volumen por valor

  • Las ventas caen un 3% pero el precio medio gana un 4% España y Reino Unido mantienen el tipo y Alemania se desinfla

El vino de Jerez vive una nueva edad de oro. Publicaciones especializadas y de información general se hacen eco del resurgir de los caldos de la Denominación de Origen, en boca de expertos y profesionales, que rinden pleitesía a los que consideran los mejores vinos del mundo. Y el sector, consciente de la oportunidad que tiene entre manos, se ha puesto manos a la obra para recuperar el prestigio perdido y volver a situar a los vinos de Jerez en primera línea de la escena mundial.

Es cuestión de precio, no de volumen. El jerez se deja en los dos primeros meses del año un 13% de las ventas, que rondan los 3,8 millones de litros. El descenso es especialmente pronunciado en las exportaciones, que ceden un 18% frente al 3% de caída en las salidas hacia el mercado nacional.

En volumen, el descenso en el arranque del año supera el medio millón de litros, de los que 400.000 corresponden a los mercados tradicionales europeos y, en particular, a Alemania, que pierde un 57% en estos dos meses. Reino Unido, sin embargo, resiste con apenas un 1% de caída, mientras que Holanda logra un repunte del 0,17%. La merma en España, que se consolida como el primer mercado con cerca de 1,5 millones de litros, ronda los 42.000 litros en los dos primeros meses del año.

Los resultados de los dos primeros meses del año no preocupan al sector, que confía en dar la vuelta al mal comienzo de 2016, para lo que cuentan con las ferias de la primavera andaluza. La situación, además, varía y mucho en el conjunto del último año, en el que la caída de ventas se reduce a poco más del 3%, con un volumen acumulado de 35,5 millones de litros (1,2 millones menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior). En estos doce meses, España mantiene el tipo con una ligera caída del 0,78% y cerca de 11,5 millones de litros comercializados, mientras que las exportaciones se dejan un 4,2%, con un volumen de 24 millones de litros.

La evolución en los mercados exteriores en el último año es similar a la del periodo enero-febrero. Alemania es la oveja negra con casi un millón de litros menos y un descenso del 26,4%. Hay motivos para la esperanza en Reino Unido, que tras años de severa corrección se queda en puertas de los 10 millones de litros con una caída de apenas un 1,8%. Holanda completa el cuadro de los mercados tradicionales con otro resultado esperanzados, toda vez que se acerca a los 7 millones de litros en el acumulado del último año tras un aumento del 7,75%.

Las bodegas jerezanas han aprendido la lección a base de palos. Las ventas se mantienen a la baja y no parece que a corto plazo se vaya a corregir la tendencia, pero las marcas privadas cobran protagonismo frente a las marcas blancas (BOB), y esto significa perder volumen a cambio de valor.

Precisamente, el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) acaba de hacer público el informe sobre las exportaciones de vino del último año, que dentro de los vinos de licor en el que se incluye al jerez refleja un descenso de las ventas del 2,4%, pero un aumento de valor del 1,5%.

Este es el panorama hasta que se alcance el punto de inflexión, el ansiado cruce entre la caída de los consumidores de mayor edad -asociados con los tipos dulces y las marcas blancas- y los nuevos consumidores -de mayor poder adquisitivo e impulsores del auge de los tipos tradicionales de marca privada, los jereces secos y sus nuevas modalidades tanto de añada como de largas crianzas que reportan mayor valor añadido-.

Que ambas líneas se crucen es cuestión de tiempo, pues es "ley de vida", según lo explica el Consejo Regulador en alusión al paulatino descenso por la mortalidad de los consumidores de los denominados 'vinos de la abuela' frente al crecimiento exponencial que acompaña los últimos años a los consumidores jóvenes y de mediana edad.El estudio, al que sirve de fuente la Agencia Tributaria (Aduanas) señala que las salidas al exterior de los vinos de licor -la inmensa mayoría jereces- en 2015 rebasaron los 20 millones de litros (medio millón menos que en 2014) y alcanzaron un valor de 65,7 millones de euros (un millón más que el año anterior).

El precio medio del vino de Jerez, según el informe, pasó en el mismo periodo de 3,11 a 3,23 euros/litro, que en términos relativos se traduce en un incremento del 4%, mientras que el conjunto de los vinos españoles se dejó en el último año un 3% de su precio medio arrastrado por la fuerte caída de valor, que no de ventas, de los vinos sin Denominación de Origen, tanto a granel como embotellado. Los vinos de licor repiten crecimiento del precio medio por cuarto año consecutivo, periodo en el que acumulan un repunte del 11%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios