El sector de la vivienda turística deja más de 3.000 millones en Andalucía

  • Es el impacto de los dos últimos años, 545 más que en los dos previos

  • Los usuarios se alojan el doble de días que los de hotel

El sector de la vivienda turística deja más de 3.000 millones en Andalucía El sector de la vivienda turística deja  más de 3.000 millones en Andalucía

El sector de la vivienda turística deja más de 3.000 millones en Andalucía

Comentarios 1

Las viviendas turísticas ganan peso en Andalucía en comparación con otros alojamientos como los hoteles o las casas rurales. Los residentes en España se decantan cada vez más por este tipo de hospedajes y eso se traduce en un claro impacto económico en la región, que en los dos últimos años ha superado la cota de los 3.000 millones de euros (hasta los 3.016), lo que ha supuesto 545 más que en los dos ejercicios anteriores. La cifra incluye tanto el propio gasto en la contratación del apartamento como la inversión en comercios locales, bares o restaurantes.

Así lo pone de manifiesto el IV Barómetro del Alquiler Vacacional en Andalucía, promovido por la plataforma Homeaway y realizado por la Universidad de Salamanca y Sondea. En la comunidad hay 31.300 viviendas con fines turísticos, aunque con registro asignado son 24.800. Málaga concentra la mitad de la oferta, con 15.500 alojamientos, seguida de Cádiz, con más de 3.500, y Sevilla, con más de 2.200. En total, en Andalucía se superan las 130.000 plazas.

Málaga, Marbella y Mijas son los primeros destinos en los que se ha dado la vuelta a la situación: la capacidad de las viviendas turísticas supera ya a la hotelera. "La inversión en hoteles se frenó con la crisis y son aquellos nuevos alojamientos los que dan soporte al crecimiento turístico", afirmó ayer Carlos Pérez-Lanzac, presidente de AVVA (Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía), que insistió en que se trata de una oferta complementaria y no excluyente.

Sólo el 0,71% del parque total de viviendas de Andalucía son turísticas, lo que indica que hay "margen para el crecimiento", según Joseba Cortázar, director de Comunicación de Homeaway. "Andalucía necesita la vivienda vacacional para mantener su competitividad", sentenció Pérez-Lanzac, dado que es la tercera comunidad en volumen de oferta y demanda, por detrás de Cataluña y Baleares.

Ambos se apresuraron a desmontar mitos que se asocian al sector: "No somos los responsables de la saturación de algunos destinos donde ha habido brotes de turismofobia, ni nuestros clientes alteran la convivencia; el perfil de los turistas que acogemos se aleja mucho del turismo de borrachera". De hecho, las familias son las principales usuarias (suponen el 53% del total), seguidas de las parejas (25%). Asimismo, el 96,3% de sus inquilinos no ha tenido problemas con los vecinos, en línea con los alojados en hoteles (98%). Estos alojamientos se han usado en cinco millones de viajes en los dos últimos años (3,9 en 2015).

El estudio también recoge que estos usuarios se gastan más dinero. El desembolso medio durante su estancia en Andalucía es de 2.431 euros (frente a los 1.427 de los que se alojan en hoteles) y la mayor parte se destina a hostelería y compras en supermercados. En comparación con el último estudio (referente al periodo entre abril de 2013 y abril de 2015) se ha producido una caída del gasto del 2% en el primer caso y del 4% en el segundo. La estancia media en pisos turísticos es casi el doble que en hoteles: 5,7 noches frente a 3,2. Y el número de huéspedes también es superior: 4,2 de media frente a 2,8.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios