Las sardinas no van a estar baratas este verano

  • El popular pescado de verano y algunas frituras se suman a la espiral alcista de los precios

Mientras los primeros datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) ya pronostican que los precios en términos interanuales han subido un 5,1% en junio, porcentaje desconocido desde hace más de una década, las estadísticas mensuales que elabora el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo sobre una serie de alimentos básicos ponen de relieve que algunos productos frescos han bajado con la llegada del verano pero otros, como las tradicionales sardinas, son un 14% más caras que hace un año. Las anchoas han subido algo menos, pero el incremento ya roza un preocupante 10%, y la popular bacaladilla también se dispara un 7,30%. Del marisco ni hablamos, pues no aparece en esta estadística, pero lo que parece claro es que las frituras este verano van a estar caras tanto en el chiringuito (como siempre) como en el hogar del sufrido veraneante. No todo son malas noticias para el perplejo consumidor que observa cómo se encarece la compra cada día y cómo merma su poder adquisitivo. La llegada al mercado de los productos de la huerta de temporada ha permitido que los pimientos o las cebollas, por ejemplo, se abaraten casi un 10%, incluso las demandadas judías verdes cuestan ahora un 9% menos que en mayo.

Por encima de los productos del mar, los limones y las acelgas son los alimentos frescos que más han visto incrementado su precio en el último mes, un 12,48% y un 6,19%, respectivamente. En cuanto a los envasados, el aceite de girasol refinado es el producto envasado que más se ha encarecido al acumular una subida del 45,6%, por delante de la harina de trigo (29,34%), espaguetis (25,76%) y leche esterilizada (22%).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios