El pesimismo financiero de EEUU llega a Europa y contamina las bolsas

  • El Íbex cede un 2,81% en su quinta peor sesión del año, aunque el más perjudicado fue el Dax alemán, con una caída del 4,18% · La crisis bancaria desatada por el Bearn Stearns pone en fuga a los inversores

Las bolsas mundiales vivieron ayer su particular vía crucis de Semana Santa alertadas por las noticias que apuntan a que la crisis económica será más seria y duradera de lo inicialmente previsto. La compra a precio de saldo del Bearn Stearns por JP Morgan, después de que el banco de inversión admitiera unos problemas financieros que negaba, se sumó a las dudas sobre la solidez de las cuentas del prestigioso Lehman Brothers, más la sensación de pesimismo financiero que obliga a actuar casi a diario a la Reserva Federal, el BCE, el FMI y el Banco Mundial. El conjunto de noticias alimentó el miedo y provocó una oleada de órdenes de venta en los mercados de todo el mundo, especialmente intensas entre el sector bancario.

Los mensajes de tranquilidad moderaron momentáneamente la debacle de las bolsas, pero no impidieron que los números rojos fueran la tónica generalizada en la mayoría de las plazas. El Íbex 35 cedió un 2,81%, la quinta mayor caída del año, para retroceder hasta los 12.656 puntos. Los recortes en el resto de Europa fueron también intensos, desde el 4,18% del Dax de Fráncfort hasta el 3,51% del Cac-40 parisino y el 3,86% negativo que acumuló el FTSE-100 de Londres.

Y es que los mercados no encuentran buenas noticias a las que aferrarse. Las acciones del desacreditado Bear Stearns volvieron a cotizar con una caída cercana al 90% tras conocerse el acuerdo de venta a JP Morgan, que pagará 2 míseros dólares por cada título de la entidad, un total de 236 millones de dólares, cifra inimaginable hace apenas unos días. Por si fuera poco, las acciones de Lehman Brothers abrieron con una caída cercana al 20% ante los temores a que esté seriamente afectado por la crisis.

Las operaciones de rescate de la Reserva Federal tampoco llevaron la tranquilidad a los mercados. La entidad no estuvo sola a la hora de adoptar medidas de emergencia, ya que el Banco de Inglaterra ofreció una inyección de liquidez a los entidades de su zona de influencia cercana a los 6.300 millones de euros.

En España, las noticias no son mejores. El Banco de España confirmó que la morosidad de las cajas de ahorros superó en enero el 1%, mientras que la del conjunto del sistema se acercó al punto porcentual, cifras que suponen una sensible aceleración respecto a los registros de meses pasados, pero que siguen situándose a niveles históricamente bajos. Mientras, el Euríbor, el indicador de referencia del mercado hipotecario, escaló ayer hasta el 4,631%, el nivel más alto en dos meses por el miedo a los problemas del sector bancario.

En el parqué español, el aumento de los efectos de comercio impagados, el descenso del número de sociedades mercantiles creadas y el repunte en el balance de las disoluciones de empresas en enero arrojaron más temores sobre los inversores. Tanto, que la sesión concluyó con un único valor del Íbex en positivo, el de Indra, con una moderada subida del 0,39%. En el capítulo de caídas, las más acusadas fueron las de Bolsas y Mercados Españoles, que perdió un 5,94%, seguido de Ferrovial (5,17%) y Criteria, con un recorte del 4,76%.

En el sector bancario, el Santander y BBVA cedieron un 2,95 y un 3,03%, respectivamente, retrocesos similares a los de la banca mediana. Repsol YPF se situó también en la parte baja de la tabla, con una caída del 4,17%. En el sector eléctrico los recortes fueron del 2,58% para Iberdrola, del 2,13% para Endesa o del 0,94% para Gas Natural. Telefónica tampoco escapó de las pérdidas, con un recorte del 2,29%.

En el mercado continuo destacó la caída de EADS, el 12,68%, en tanto que Martinsa-Fadesa lideró las ganancias con una subida del 9,25% tras alcanzar un acuerdo para renegociar su deuda. Todos los sectores del mercado madrileño bajaron: materiales básicos lo hizo un 3,4%, servicios financieros perdía al cierre un 2,73%, petróleo se dejaba un 2,55%, tecnología, un 2,23 por ciento; servicios de consumo, el 1,82%, y el que agrupa a bienes de consumo, el 1,16%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios