La patronal exige al Gobierno que eleve la desgravación por compra de vivienda

  • La CEOE pide una revisión de las deducciones fiscales, sin cambios desde 1996, como forma de reactivar la compraventa · Afirma que la demanda "embalsada" aflorará si la economía crece a un ritmo "razonable"

La Confederación Nacional de la Construcción (CNC) ha instado al nuevo Gobierno a actualizar la desgravación por compra de vivienda habitual con el fin de reactivar la compraventa de inmuebles en España, actualmente en declive por el frenazo de la demanda. Esta medida se incluiría entre las recomendaciones que la patronal CEOE trasladará al Gobierno para hacer frente a la desaceleración económica nacional. La patronal considera que la demanda paralizada de vivienda aflorará si el crecimiento económico se mantiene en cifras "razonables".

Los constructores quieren actualizar la deducción fiscal por compra de vivienda habitual en España con el fin de reactivar la compraventa de inmuebles en nuestro país. A día de hoy, esta desgravación es del 15% hasta un máximo de 9.015 euros anuales y todo apunta a que seguirá siendo así, ya que el programa electoral del PSOE no incluía ningún retoque de esta figura fiscal. Por el contrario, el programa del PP proponía incrementar estos números hasta un porcentaje del 25% con un tope de 10.000 euros.

Los constructores consideran que existe una demanda "embalsada" que quiere acceder a una vivienda porque tiene "proyectos de hogar", pero que actualmente está paralizada, entre otras cuestiones, por la desconfianza en la economía. Por ello consideran que el aumento de las deducciones, que no se han movido desde 1996, podría reactivar la demanda siempre que la economía se mantenga "en cifras razonables".

La patronal confía en que el crecimiento se ajuste a los niveles previsto por el Ejecutivo y asegura que éste puede tomar cartas en el asunto más allá del plano fiscal, por ejemplo, potenciando la obra civil desde los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

El presidente de la CNC, Juan F. Lazcano, consideró un "paso importante" que tanto Gobierno como comunidades y ayuntamientos lleven a cabo políticas anticíclicas a partir de la colaboración público-privada para impulsar la obra pública, que sólo abarca el 25% de la actividad del sector, frente al 30% del segmento residencial.

Estas y otras ideas se incluirán entre las propuestas que la CEOE presentará al nuevo Gobierno para reactivar la economía. "Nosotros aportaremos nuestro grano de arena para que la llamada crisis del sector no sea tanta crisis y tenga los paliativos adecuados", añadió Lazcano. Sostiene que, aunque la previsible desaceleración de la construcción se ha visto agravada por la crisis crediticia que estalló en EEUU el pasado verano, 2008 se cerrará con un número de viviendas construidas "significativo", ya que el periodo de maduración de las obras es de entre 18 y 24 meses.

Sin embargo, los datos muestran que la obra nueva se está parando y afectando al empleo en el sector. Por ello, Lazcano confía en que el plan de choque del Gobierno para recolocar a los parados de la construcción "se cumpla y sea eficaz".

En este sentido, advirtió de que lo que se plantea como un "problema exclusivamente de la construcción, en función de la marcha de la actividad económica" puede derivar en "algún problema en otro ámbito de actividad, como los servicios o la industria".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios