La crisis obliga a las inmobiliarias a potenciar su negocio patrimonial frente a la venta de viviendas

  • Ante las expectativas de ralentización de la actividad residencial, las inmobiliarias han comenzado a moderar la promoción de viviendas en su volumen de negocio, potenciando su presencia en el mercado terciario.

Las inmobiliarias potenciarán en los próximos años su negocio patrimonial en detrimento de la promoción residencial, como consecuencia de la actual coyuntura económica, según un informe de la consultora DBK.

Por ello, las compañías inmobiliarias buscarán refugio en el mercado de alquiler de oficinas, que ha mantenido una trayectoria de crecimiento sostenido, fundamentado en la fortaleza de la demanda, con un crecimiento medio anual del negocio del 7,2 por ciento entre 2004 y 2007, hasta alcanzar los 3.850 millones el pasado año.

Madrid concentró en 2007 más del 57por ciento del volumen de negocio total, con una cifra de algo más de 2.200 millones de euros, mientras que el alquiler de oficinas en Barcelona supuso más de la cuarta parte del volumen de negocio agregado a escala nacional, totalizando en dicho año unos 1.020 millones de euros.

Según el informe de DBK, el marco competitivo estará determinado a medio plazo por la desaceleración económica, que previsiblemente se traducirá en un descenso de la absorción neta de oficinas.

De esta forma, el previsible freno de la demanda empresarial, junto a la finalización de importantes proyectos de edificios de oficinas en curso en Madrid y Barcelona, podría provocar un aumento de las tasas de desocupación y, a medio plazo, una corrección a la baja de las rentas, principalmente en los distritos de negocios de las grandes ciudades.

En dicho escenario, la consultora espera tasas de crecimiento de los ingresos decrecientes durante el período 2008-2009. Así, el volumen de negocio total podría alcanzar cifras cercanas a los 4.000 millones de euros en 2008 y a los 4.075 millones de euros en 2009.

La provincia de Madrid continuará liderando el mercado nacional y podría alcanzar los 2.350 millones de euros al término del ejercicio 2009, mientras que en Barcelona podrían alcanzar los 1.065 millones de euros en ese año.

El número de empresas inmobiliarias registradas para la actividad de alquiler de bienes inmobiliarios por cuenta propia (residencial y no residencial) registró fuertes crecimientos entre los años 2004 y 2007, pasando de cerca de 21.500 compañías registradas en enero del primero de estos años, a más de 50.000 en el mismo mes de 2007.

Tres de las principales inmobiliarias españolas -Grupo Metrovacesa, Grupo Testa, integrado en Grupo Sacyr Vallehermoso, y Grupo Inmobiliaria Colonial- dominan en la actualidad el sector de alquiler de oficinas en España, concentrando, de forma conjunta, una superficie próxima al millón y medio de metros cuadrados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios