María Jesús Almazor. Directora del Territorio Sur de Telefónica

"La fibra desplegada ahora durará más que los cien años que tiene el cobre"

  • En cinco años que lleva al frente de la operadora en Andalucía, la compañía ha invertido más de mil millones de euros y tiene planes para dedicar otros 600 en los próximos dos años

María Jesús Almazor, en la sede central del Territorio Sur de Telefónica. María Jesús Almazor, en la sede central del Territorio Sur de Telefónica.

María Jesús Almazor, en la sede central del Territorio Sur de Telefónica. / Reportaje Gráfico: José Ángel García

-Cumple cinco años como directora del Territorio Sur de Telefónica, que incluye a Andalucía, Extremadura, Canarias y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Ha sido un tiempo de mucha transformación, ¿no?

-Exactamente. Cinco años es un plazo para que cambien cosas, pero han sido años de cambios muy rápidos, porque la tecnología hace que la velocidad sea mayor. Telefónica en estos años ha emprendido una gran transformación digital y nos hemos tenido que ir adaptado a los nuevos tiempos, igual que lo están haciendo prácticamente todas las empresas y tendrán que hacer las que no lo hayan hecho.

-Estos cinco años empezaron en plena recesión y en cambio ha sido un lustro de inversiones.

-Así es. Telefónica ha hecho una inversión muy importante en estos cinco años. Sólo en Andalucía hemos invertido mil millones de euros en ese periodo. Y, en los próximos dos años, la previsión es estar por encima de los 600 millones. Y hemos ejecutado este aumento de inversión en momentos en los que era complicado sólo mantenerla. Pero creemos que es muy importante el despliegue de fibra óptica que estamos haciendo en el territorio, porque es la base fundamental para que las empresas y los ciudadanos puedan transformarse digitalmente.

-Muchos usuarios de Telefónica no son conscientes de que se está refundando la compañía en cuanto a su red, porque estas inversiones están provocando que se inutilice la de cobre que creó como monopolio estatal, ¿no?

-Exactamente. Nuestra red FTTH (fiber to the home) es completamente nueva. Lo único que se utilizan son las canalizaciones donde las haya y en otros sitios hay que hacer zanja. Es verdad que estamos haciendo una apuesta muy importante por cambiar toda esta red de cobre que existe por esta tecnología nueva de fibra hasta el hogar. Y un porcentaje muy alto de nuestra inversión está dedicada a hacer este despliegue, que va a durar más de cien años. Estamos creando una red de fibra para el presente y el futuro. Para nuestros hijos y nietos. Jamás se ha desplegado una red tan importante.

-¿Algo como lo que se hizo hace casi un siglo con el cobre?

-Exactamente. Hace casi cien años que de desplegó el cobre y ahora estamos haciendo lo mismo con la fibra. A día de hoy, cinco años después de iniciar el despliegue, Andalucía tiene más del 53% de cobertura de fibra. Es un dato que nos hace ser líderes en Europa. De hecho, somos el país europeo con mayor despliegue de fibra. Hay un dato elocuente del número de clientes de fibra que tiene Andalucía: son más que los resultantes de sumar todos los de Italia, Reino Unido, Alemania y Bélgica. Es un dato muy significativo. Y eso no se podría haber hecho sin la inversión tan fuerte que hemos hecho.

-¿Qué empleo están suponiendo esas inversiones? Porque se está contratando a empresas locales.

-Este es un proyecto que da empleo directo en Telefónica, que actualmente supone en Andalucía más de 3.600 personas, y luego está el indirecto que se va creando según vamos instalando, y que ciframos en unas 7.000 personas. Lo bueno que tiene este proyecto de despliegue es que un empleo muy local, porque hay que hacerlo sobre el terreno donde se instala la nueva tecnología, por lo que la propia comunidad se beneficia de este tipo de generación de empleo.

-Al estar creando una nueva red, ¿no deberían ir cambiando las restricciones que tiene por estar regulados por su pasado de empresa monopolística?

-Nosotros estamos regulados, está claro. Y siempre hemos mantenido frente a la regulación que el modelo que debe priorizarse es el de la inversión. El que favorezca que los operadores invirtamos, porque creemos que es el modelo adecuado. Y es verdad que estamos trabajando para que sea así.

-En Andalucía hay otras empresas en una dinámica parecida de inversión, quizás no tan intensa. ¿Porque los datos de despliegue no son sólo de Telefónica?

-Exactamente. El modelo de inversión de Telefónica ha favorecido que otros operadores invirtieran. Es verdad que los datos son globales de clientes de fibra de todos los operadores. Y estamos muy orgullosos del proyecto que tiene Telefónica, pero creemos que es bueno para la comunidad que otros operadores inviertan también.

-Telefónica ha mutado en el tipo de compañía que es al haber apostado por ser también generadores del contenido, especialmente al integrar la televisión.

-Exactamente. Otro de los balances de estos cinco años es ése. La oferta Fusión salió en 2012 y ahora mismo podemos decir que más del 80% de nuestros clientes en Andalucía disfrutan de esta oferta convergente. Y también es cierto que una parte de la transformación es que hace cinco años Telefónica se veía como una operador de telecomunicaciones, y ahora mismo es lo que llamamos una Telcomlife. Una empresa de telecomunicaciones que su misión principal es mejorar la calidad de vida de sus clientes. Uno de esos ejes es el contenido de televisión. De ahí la apuesta muy importante por hacer contenidos propios. Hacer nuestras propias series y películas.

-Andalucía ha tenido un papel protagonista: la primera gran producción de contenido propio, recién presentada en el Festival de San Sebastián, se localizó y rodó en Sevilla y con buena crítica.

-Correcto. Estamos muy contentos porque La peste, la serie de Alberto Rodríguez, se presentó hace una semana en el Festival de San Sebastián, la primera que lo hace en la parte no oficial. Ha tenido unas críticas excelentes. La inversión en esta serie son 10 millones de euros, que no es una cifra habitual en este tipo de producciones. He tenido la suerte de ver los dos primeros capítulos y diría que es un contenido y una historia que te permite conocer bien cómo se vivía en la Sevilla del siglo XVI. Es algo que impacta. Esta apuesta la vamos a seguir mantenido. Vamos a ir presentando entre ocho y diez series anuales de producción propia y de diversos géneros. Para nosotros es muy importante que Telefónica se enmarque dentro de este mundo de los contenidos.

-Han hecho también una apuesta por la ultra alta definición, el 4k. Ya hay una experiencia piloto, para clientes de fibra, para probarlo. ¿Cuándo se extenderá a la mayoría de los clientes Fusión?

-El 4k dependerá de que se generen contenidos en esa resolución. Nosotros hicimos como experiencia pionera, el año pasado, la primera visión en 4k y en vivo del partido Barça-Madrid. Fue una muy buena experiencia y creo que se va a ir imponiendo cada vez que existan más contenidos. Por eso dar una fecha ahora mismo sería errar. Lo importante es que se vayan generando contenidos y que nosotros tengamos la red preparada.

-¿Es un medio plazo o corto?

-Corto-medio. En la tecnología todo es ya es a ese plazo.

-Esa oferta es conjunta por su red y por satélite, aunque por esta vía faltan algunos de los servicios, ya dijo en diciembre que habría 4k por satélite, pero ¿cuánto tiempo queda de convivencia de ambas tecnologías?

-El plazo lo determinará el despliegue de la fibra. Cuando todo el mundo tenga una cobertura total de fibra. En ello estamos.

-¿Los terminales que están probando sirven para ambas?

-No, sólo para fibra.

-¿Cómo han funcionado otras iniciativas puesta en marcha en estos años, como Andalucía Open Future, centros crowdworking o apoyo al talento?

-Nosotros creemos que el emprendimiento es la principal forma de crear empleo. Por eso en el año 2014 firmamos con la Junta de Andalucía un convenio para el fomento del emprendimiento basado en la innovación. Este convenio tenía varias iniciativas. Una de las más relevantes en la creación de centros de crowdworking para generar empresas y que éstas recibieran formación, mentorización y ayuda para que su proyecto fuese una realidad en el mercado. Otra de las iniciativas, porque detectamos que las empresas les costaba salir fuera, fue ayudar a internacionalizarse. Y también la llevamos a cabo. Había un compromiso de mil becas y casi las hemos agotado, estamos en más de 900. Y seguimos trabajando en Andalucía Open Future. Los datos de los centros de crowdworking, que son tres -La Farola, en Málaga, el Cubo, en Sevilla, y El Cable, en Almería-, dicen que se han presentado más de 500 proyectos y acelerado más de cien empresas y la verdad es que casi un 90% de ésas tiene algún tipo de facturación. Estamos creando un ecosistema para el fomento del emprendimiento. Nos ayudan los ayuntamientos, las universidades y la Junta de Andalucía. Es el mayor convenio público-privado que se ha firmado en Andalucía y el balance es espectacular.

-¿Ahora los call center del 1004 se atienden desde el Territorio Sur, cómo va esa experiencia?

-En el año 2013 empezamos un plan de mejora de satisfacción del cliente y reducción de reclamaciones. Eso disminuyó mucho el volumen de llamadas y permitió que fuésemos trayendo el tráfico que teníamos fuera de España. Y se empezó a intentar que las llamadas de un territorio fueran atendidas desde el mismo. En 2017 estamos en un 95% de llamadas de andaluces que son atendidas desde los centros que tenemos en Málaga, en Sevilla o Jaén. Y la satisfacción ha mejorado notablemente.

-Con el nuevo estándar fiware, ¿estamos ante una revolución?

-La tecnología fiware es una plataforma impulsada por la Unión Europea para desarrollar las aplicaciones, los servicios del internet de las cosas o de las smartcities. Es un código abierto y Telefónica ha apostado de manera significativa por esta tecnología. A principios de año, en una iniciativa con la Junta de Andalucía, hemos abierto dos centros, denominados Fiwarezone, uno en Sevilla y otro en Málaga, para ayudar y formar a las empresas, sean startups o grandes, a que apuesten por el fiware. Porque estamos convencidos que va a ser la manera de que sean más competitivas en Europa, si desarrollan la tecnología fiware. Por estos centros ya han pasado más de 300 empresas y las universidades también están haciendo prácticas en ese ecosistema en ellos.

-¿En el internet de las cosas se van a usar nuevas redes o se aprovecharán las que están en desuso como 3G, edge o gprs?

-Es una buena pregunta. Para el internet de las cosas hay redes específicas y el 5G también lo va soportar. La respuesta no es única. El tema es la capacidad de la red. Porque en dos tres años la previsión es que haya más de 20 millones de dispositivos conectados. Y tres años es muy poco tiempo. Son necesarias redes capaces de soportar todo ese tráfico. El dispositivo conectado tiene que dar ciertos datos, que es para lo que se conecta. Cada dispositivo tendrá una frecuencia de refresco de esos datos, que sea muy variable. Estas redes deben tener esa capacidad. Y también está la cuestión de la autonomía, porque hay dispositivos que no pueden tener baterías que se recarguen ni cada día, ni cada mes ni cada año. Ahora estamos trabajando en eso. Garantizar el big data y la autonomía. La media es que en tres o cuatro años, una persona disponga de entre 20 y 25 dispositivos conectados.

-Una barbaridad.

-Pero es la previsión. Eso generará información en zettabytes, que son 1021 bytes. Si en cinco años hemos vivido gran transformación, en los próximos cinco, la transformación será aún mayor y a más velocidad. Eso sí, llevamos un despliegue de infraestructura muy bueno y esa ventaja tenemos. La capacidad de procesar datos, de predecir y de tomar decisiones va a ser muy diferente a la que tenemos hoy día.

-Y ante semejante reto ¿qué planes de futuro tienen?

-Ésa es la pregunta más difícil. Nosotros hemos hecho este despliegue de fibra para que los andaluces puedan optar a esta transformación digital, queremos acompañar a las empresas ya los ciudadanos en ese proceso. Y nuestro principal objeto hoy es mejorar la calidad de vida de las personas, con tecnología y con nuestro saber hacer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios