Un contrato para blindarse en bolsa

  • IG Markets lanza en España un producto que permite sacarle jugo a la volatilidad actual de los mercados "sin arriesgar el patrimonio del que disponga el inversor"

Los mercados no se lo están poniendo fácil a los inversores, que buscan productos con los que sacar partido a la volatilidad, pero sin arriesgar demasiado su patrimonio. Precisamente, ese propósito es el que persiguen los contratos por diferencia (CDFs), una propuesta lanzada por IG Markets en España el pasado noviembre y con la que ya han captado el interés de cerca de 400 clientes. "Lo único que hay que hacer es acertar en la tendencia de la bolsa", explica Daniel García Rojí, responsable de clientes privados de IG Markets, en relación con el funcionamiento de los CDFs. Así, si el inversor cree que las cotizaciones van a subir, deberá comprar un contrato, pero si cree que bajarán, habrá de venderlo.

A través de los CDFs, IG Markets ofrece la posibilidad de invertir tanto en acciones (tiene una cartera de 7.500) como en divisas, materias primas, tipos de interés, bonos e incluso índices bursátiles. Para explicar el funcionamiento de los contratos de una forma gráfica, García Rojí expone un caso práctico: "Imaginemos que Telefónica abre a 19,56 euros y un inversor está convencido de que cerrará al alza, por lo que compra 700 acciones a ese precio. Al final, resulta que cierra a 21 euros, de modo que el beneficio generado es de más de mil euros". La compra de los títulos habría requerido un desembolso, por parte del inversor, de 13.692 euros, pero IG Markets sólo exige entre el 5 y el 25 por ciento del montante. El resto lo pone la empresa, cobrando el Euríbor más el 2,5 por ciento. Si el contrato se vende, que es lo que habría hecho el inversor de Telefónica tras comprobar que había cerrado al alza, la firma le abona al titular el Euríbor menos el 2,5, además de lo ganado por la evolución propiamente dicha de los títulos en el parqué.

Por otra parte, cuando la empresa en la que se ha invertido abona dividendos, IG Markets paga al titular del CDF el dividendo neto.

En cuanto a las comisiones, la de apertura equivale al 0,1 por ciento del montante total de la operación (en el caso de Telefónica, ascendería a 13,69 euros sobre un total de 13.692) y la de cierre es la misma tasa, pero en relación con el valor que finalmente hayan alcanzado las acciones en el mercado (14,70 euros sobre 14.700, para el ejemplo práctico).

Si el titular se equivoca en su previsión, y resulta que la compañía por la que se ha decantado cae, IG Markets ofrece lo que denomina stop garantizado, que le permitirá limitar las pérdidas que esté dispuesto a asumir. De hecho, el inversor fija el precio mínimo al que le gustaría cerrar el contrato.

Daniel García Rojí explica que este tipo de productos están orientados a inversores que tengan un cierto conocimiento del mercado -ver texto adjunto- y a los que no les dé miedo el corto plazo (para los que juegan a largo plazo, quizás no les compense el coste financiero). Asimismo, recomienda que el desembolso que se realice no supere el 10 ó 20 por ciento del efectivo del que se disponga.

A su juicio, se trata de un mercado con "mucho potencial" en España, debido "a su creciente cultura financiera". Tanto es así, que prevé que la evolución de los CDFs aquí sea similar a la de Australia, donde desembarcaron en 2003 y ahora viven "una verdadera explosión": el 30 por ciento de la contratación en bolsa procede de esos contratos. Hasta el momento, la mayor parte de los clientes españoles (particulares e instituciones) se han decantado por invertir en acciones del Dow Jones, el DAX o Standard & Poor's, aunque el responsable de IG Markets asegura que con el tiempo el Íbex 35 ganará terreno, hasta concentrar entre el 80 y el 90 por cientode la inversión. La firma ya está en conversaciones con bancos y sociedades de gestión interesadas en comercializar sus CDFs.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios