El consejo de Astilleros aprueba la hoja de ruta propuesta por la Junta

  • Tres de cinco consejeros dan el visto bueno al plan de Innovación, que propone la reestructuración de la factoría

Astilleros de Huelva ya ha tomado una decisión. Tras semanas de tira y afloja, el consejo de administración de la compañía ha aceptado la denominada hoja de ruta, el plan de la Junta de Andalucía que pasa por un intento de reestructuración en Huelva y la entrada de nuevos inversores en Sevilla para intentar mantener la actividad naval en ambas provincias. Eso sí, lo ha hecho dividido (sólo tres de los cinco consejeros participantes han votado a favor) y aún resta por saber si con este aprobado se podrá ejecutar o no el proyecto autonómico.

En una larga reunión iniciada el viernes, continuada el lunes y con el acta confirmada el martes, el consejo de administración de Astilleros (con la ausencia de uno de sus seis miembros) aprobó por mayoría el "acuerdo de colaboración remitido por la Junta de Andalucía a través del señor Cañete" (Jacinto Cañete, director general de la Agencia IDEA). Así, Astilleros acepta la segunda propuesta de la Administración, en la que se sustituía el cese de actividad en Huelva por una "reestructuración" y se incluía la necesidad de realizar los "mayores esfuerzos" para finalizar los dos barcos paralizados en la atarazana onubense.

Tres consejeros (Rafael Gómez, Manuel Gómez y Juan Santos) votaron a favor, mientras que otros dos (Antonio Moreda Novo y Antonio Moreda Díaz) se pronunciaron en contra, asegurando en el acta que sólo estarían conformes si se incluyera expresamente el compromiso de mantener la licencia de construcción de grandes buques, pleno empleo en Astilleros y sus dos auxiliares y "la construcción y entrega de los buques C-845 y 846 -los dos barcos paralizados- en la factoría de Astilleros de Huelva".

La decisión puso punto y final al consejo de administración más difícil de los cuarenta años de historia de Astilleros (el primero en el que un acuerdo ha tenido que someterse a votación). Sin embargo, quedan dos cuestiones pendientes: firmar la hoja de ruta y comprobar si el administrador único será capaz de hacerse con el control de la empresa, tal y como establece el plan.

En cuanto a la primera, el convenio redactado por IDEA incluye la firma de los seis consejeros, por lo que surgen dudas sobre si se podría sustituir esta relación de nombres por un representante común del consejo que firmaría en solitario respondiendo a lo acordado por mayoría. En cuanto a la segunda, el futuro de Astilleros de Huelva pasa por la cesión de los derechos políticos a un administrador único, que será el encargado de realizar las actuaciones que "considere oportunas" para defender los intereses de la empresa, incluida la tramitación de un concurso de acreedores o la liquidación en caso de que fuese necesario. La junta general de accionistas de Astilleros tendrá que ceder gratuitamente al administrador (nombrado con el visto bueno de IDEA) los derechos políticos que correspondan a más del 60% del capital social. Y es ahí donde surge la incógnita, puesto que los consejeros que han apoyado la propuesta de la Junta no acumulan ese 60%.

Las seis personas que componen el consejo de administración de Astilleros de Huelva sólo suman un 76,83% de las acciones, pero además, Antonio Moreda (que ha votado en contra) es el mayor accionista, con el 31,63% de las mismas. Es decir, que restando sus títulos y los del consejero que faltó a la reunión, Andrés Perles (que tiene un 8,11%), sólo han apoyado la propuesta un 37% de las acciones. Y falta por saber si el resto de los accionistas cederían en una junta general sus derechos políticos, condición indispensable según el documento para llevar adelante la propuesta de Innovación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios