Las cajas de ahorros andaluzas logran un aprobado alto en calidad crediticia

  • La agencia de calificación de riesgos Fitch cree que su capacidad para afrontar puntualmente las deudas es fuerte · Esta firma señala que sólo CajaSur podría ver rebajada su calificación a medio plazo

El boom experimentado por el sector inmobiliario durante la última década ha alimentado buena parte del crecimiento del negocio de la banca española que, ante la desaceleración en la que se ha instalado esa actividad y la escasez de liquidez derivada de la crisis subprime en EEUU, se enfrenta ahora a un escenario más complicado y competitivo. Según un informe publicado recientemente por la agencia internacional de calificación de riesgos Fitch, las principales amenazas a las que se enfrenta nuestro sistema financiero son, además de ese ajuste de liquidez y de la concentración de las entidades en el sector inmobiliario, una creciente presión sobre los ingresos y el alza de los préstamos de dudoso cobro. Como consecuencia de ello, bancos y cajas han empezado a endurecer las condiciones de acceso al crédito y se han enzarzado en una guerra para captar recursos mediante el ofrecimiento a sus clientes de productos con atractivas rentabilidades.

Todo esto terminará pasando factura a los niveles de rentabilidad de las entidades -algunas ya han notado en 2007 una ralentización de su crecimiento-, pero también cabría pensar en un posible aumento de sus dificultades para devolver con puntualidad las deudas contraídas. Sin embargo, Fitch no cree que esto último vaya a producirse, ya que las entidades "parten de una base muy buena, han estado sometidas a una supervisión muy estricta del Banco de España, en general están bien gestionadas, las rentabilidades son altas y el nivel de morosidad es todavía muy bajo", explica la analista Carmen Muñoz.

Aunque en el informe de Fitch se reconoce que las cajas han estado más expuestas al sector inmobiliario que los bancos, la agencia descarta que vaya a acometer una revisión masiva de los ratings que miden su calidad de riesgo, si bien se reserva la posibilidad de hacer "actuaciones selectivas". De momento, las cajas de ahorros andaluzas y las dos grandes cajas rurales de la región (Cajamar y Rural del Sur) cuentan con margen, ya que Fitch considera que su calidad crediticia es elevada. Así lo refleja el hecho de que las calificaciones asignadas por la agencia a todas ellas estén dentro de la categoría A, lo que indica que su capacidad para cumplir en tiempo con las deudas contraídas "es fuerte". Unicaja es la única entidad andaluza con rating A+ (los signos positivos o negativos indican que está más cerca de la calificación superior o inferior, respectivamente), de modo que se encuentra entre las seis cajas de ahorros españolas con mejor valoración.

La siguiente en el ranking regional sería Cajamar, a la que Fitch ha calificado con una A, mientras que a Cajasol, CajaSur, CajaGranada y la Rural del Sur les concede una A-. En cuanto a la perspectiva que la firma les ha otorgado, todas, salvo la caja de ahorros cordobesa, la tienen estable, por lo que es previsible que mantengan su calificación actual a medio plazo. Para CajaSur, la perspectiva es negativa, lo que indica una posible rebaja del rating en un periodo de 18 meses.

En la actualidad, las calificaciones más altas de la banca española las ostentan el Santander y el Popular, con un rating AA para ambos, lo que indica una muy elevada calidad crediticia, así como una escasa vulnerabilidad ante imprevistos o cambios de ciclo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios