Zapatero promete un lavado de cara laboral y estructural esta legislatura

  • Habrá reformas en casi todos los frentes "si existe consenso": desde la Ley de Cajas hasta el sector agroalimentario, sin olvidar la pata aeronáutica · Habrá más flexibilidad, pero sin contrato 'anticrisis'

Comentarios 14

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, explicó ayer en el Congreso la "estrategia" de la economía sostenible ante el rechazo o el escepticismo de toda la oposición. Zapatero reveló que, en el primer trimestre de 2010 y en el ámbito del diálogo social, el Gobierno impulsará una "reforma del marco de las relaciones laborales" que abordará "el sistema de negociación colectiva para mejorar la flexibilidad interna de las empresas, el fomento del uso de la reducción de jornada como instrumento de ajuste temporal de empleo, la revisión de la política de bonificaciones a la contratación, el refuerzo de los servicios públicos de Empleo y la mejora general de la intermediación laboral a través de todos los medios medidas tendentes a reducir la dualidad y la tasa de temporalidad de nuestro mercado laboral".

"Lo haríamos con intensidad suficiente como para que no sea admisible que el juicio sobre el acierto o el error de una propuesta destinada a orientar una nueva evolución de nuestra economía gire sobre la aceptación o rechazo de una muy concreta reforma laboral centrada en exigir un determinado tipo contractual [en referencia al llamado contrato anticrisis]. Éste no es nuestro camino", aclaró el jefe del Ejecutivo, que anunció también la reforma de la Seguridad Social para asegurar "su sostenibilidad".

Entre las otras reformas que acompañarán durante 2010 la Ley de Economía Sostenible, Zapatero promoverá, "con el necesario consenso, cambios regulatorios (en el sistema financiero), que incluirán, en su caso, la reforma de la Ley de Órganos Rectores de Cajas de Ahorros". Finalmente, pues, el presidente seguirá las recomendaciones del Banco de España.

Entre las cinco medidas para "remachar la modernización de la economía" contenidas en la ley, el mandatario socialista hizo especial hincapié en la recuperación de la construcción residencial. A su juicio, este sector "debe seguir desempeñando un papel muy relevante en la actividad económica y en la generación de empleo en España, pero evitando un crecimiento desequilibrado y desequilibrante para el resto de los sectores".

A modo de resumen, Zapatero aseguró que buscará el "más amplio consenso posible" en torno a la Ley de Economía Sostenible, que, junto a las demás leyes y planes que irá aprobando el Consejo de Ministros y los acuerdos en el seno del Diálogo Social, la Comisión de Pacto de Toledo y la Conferencia de Presidentes, supondrá un "fuerte impulso modernizador" para España.

Además, anunció un conjunto de planes de modernización sectorial, que afectarán a la industria y al sector agroalimentario, entre otros, así como un nuevo modelo energético sostenible con horizonte a 2020. Así, se comprometió a presentar un Plan de Competitividad Industrial 2020, que se ocupará tanto de la biotecnología, como de las tecnologías sanitarias, las TIC, la protección medioambiental o el sector aeroespacial. Para coordinar el desarrollo y ejecución de este plan, señaló que se creará una Comisión Interministerial de Política Industrial en la que se dará voz a los interlocutores sociales. Además, el Gobierno presentará también un Plan Integral para la Sostenibilidad de las Costas y Playas. Zapatero no descartó tampoco "revisar" su postura sobre la energía nuclear.

Rajoy dio poco margen para el pacto. De entrada, recordó que Zapatero dijo en septiembre del año pasado que "volver a crear empleo será el mejor termómetro de la evolución de la situación, el parámetro definitivo de la idoneidad de las medidas que estamos poniendo en marcha", y por ello, con un 19% de paro, resaltó el fracaso de la política económica del Gobierno. "Todo lo demás suena a sarcasmo, a juego malabar, a truco propagandístico, a una auténtica fuga hacia delante que plantea horizontes de grandeza para hacernos olvidar los males de presente", agregó. Sobre el anteproyecto de la Ley de Economía Sostenible, aseveró que es "una mera reedición de otras que ya han sido anunciadas y hasta aprobadas múltiples veces". "En este cajón de sastre se incluyen las medidas de mejora de la regulación de la actividad económica, o la de reforma de los organismos reguladores que, por cierto, sigue sin garantizar su independencia", añadió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios