La fusión de Vueling y Clickair ahorrará 75 millones en costes

  • La unión de ambas compañías supondrá la pérdida de 200 puestos de trabajo · La nueva aerolínea incrementará los ingresos entre 40 y 45 millones en un año

La fusión de Vueling y Clickair conseguirá que ambas compañías ahorren unos 75 millones de euros en tres años, aunque la nueva unión también supondrá la pérdida de 200 empleos.

Esta información se hizo pública ayer, después de que la junta de accionistas de Vueling aprobara la fusión por absorción de Clickair.

En este sentido, el director general corporativo financiero de Vueling, Antonio Grau, avanzó ayer que la nueva aerolínea incrementará los ingresos tras la fusión entre 40 y 45 millones de euros en un periodo de un año y supondrá además un ahorro en costes de 75 millones de euros a tres años vista.

En su intervención en la junta de accionistas de Vueling celebrada ayer en Barcelona, Grau recordó que la nueva compañía estará presente en 18 países y 46 aeropuertos, y contará con siete bases y 92 rutas.

En dicha reunión, los accionistas dieron luz verde a la nueva unión y a todos los puntos del orden del día con un apoyo del 90,1%: la aprobación de las cuentas, la fusión, los nombramientos del nuevo consejo y la política retributiva.

Vueling y Clickair seguirán ajustando sus plantillas para culminar su proceso de fusión, a finales de junio o principios de julio, de manera que la nueva compañía tendrá doscientos empleados, menos de los que tiene ahora la suma de ambas.

Según explicó ayer el presidente de Vueling, Josep Piqué, que seguirá al frente de la nueva compañía, no se hace una reducción de personal para tener rentabilidad, sino por eficiencia en los recursos humanos. Piqué argumentó que la fusión requiere "esfuerzos y sacrificios", que este ajuste se está negociando con los sindicatos y que está próximo un acuerdo.

La mayor parte de los puestos de trabajo de los que se va a prescindir pertenecen al servicio de tierra y mantenimiento. En estos momentos, Clickair y Vueling, que mantendrá el nombre tras la fusión, tienen en total 1.500 empleados que se convertirán en 1.300 con la fusión.

De la asistencia en tierra en el aeropuerto de Madrid se encargará Vueling, mientras que en otros aeropuertos se están cerrando acuerdos con Iberia para que sea esta aerolínea la que lo haga. Se intentará integrar en esta operación a algunos trabajadores de la empresa de bajo coste.

Además, Piqué aseguró que la fusión es muy necesaria para que ambas compañías puedan encarar el futuro de manera sólida en esta coyuntura económica, que tanto está perjudicando al sector. Insistió en que, desde su posición, velará por la independencia del que será su nuevo socio de referencia, Iberia (45%), y lo tendrá como socio industrial junto a Nefinsa.

El presidente de Vueling recordó que la operación está pendiente de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) exima a Iberia de lanzar una OPA sobre la compañía, ya que la aerolínea superará el 30% del capital.

En este caso, el accionariado quedaría así: Iberia tendrá el 45% de la nueva Vueling, Nefinsa el 5%, Inversiones Hemisferio un 14%, los antiguos gestores de Vueling se quedarían alrededor del 4% y el actual consejero delegado de esta compañía, Lars Nygaard, que abandonará el consejo, un 1%.

Según Piqué, la escritura de fusión estará preparada el próximo mes de junio y, a efectos legales, a primeros de julio las compañías ya serán una e irán unificando su imagen semanas después de la fusión, aunque prácticamente ya operan como una empresa, porque algún avión de Clickair ha operado vuelos a Madrid de Vueling.

Señaló que la fusión de ambas compañías es un proyecto industrial y de futuro estratégico que supondrá un cambio "cualitativo y cuantitativo" y que mantendrá lo mejor de ambas empresas, que han competido "ferozmente en el mercado" con el consiguiente deterioro de los resultados. La existencia de ambas aerolíneas por separado podría ser cuestionable según Piqué, quien aseguró que la nueva compañía es "más fuerte, más ajustada y más flexible".

La política de la compañía de bajo coste seguirá concentrada en el continente europeo, pero en sentido más amplio, ya que hasta ahora se centraba en Europa Occidental y hay voluntad de abrir una ruta en San Petersburgo.

La nueva Vueling tendrá 35 aeronaves, operará noventa rutas y facturará ochocientos millones en su primer año y enseguida tendrá rentabilidad, según su presidente, aunque matizó que todavía es prematuro hablar de retribución al accionista y tendrá su base principal en Barcelona y contará con bases en los aeropuertos de Madrid y Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios