Sevilla, Málaga y Cádiz concentran el 60% del fraude fiscal en Andalucía

  • El impago de impuestos y de cuotas a la Seguridad Social suma en las tres provincias casi 17.000 millones · Alquileres, coches de lujo y operaciones inmobiliarias son los principales focos de delito

Comentarios 10

El fraude a Hacienda y a la Seguridad Social ha encontrado un buen caldo de cultivo en Andalucía que, con unos 30.000 millones de euros, concentra el 15% del dinero que mueve la economía sumergida a nivel nacional. Así se desprende de los datos que maneja Gestha (Técnicos Financieros del Ministerio de Economía y Hacienda), según los cuales, Sevilla, Málaga y Cádiz son las provincias andaluzas donde más incidencia tienen ese tipo de prácticas. De hecho, suman cerca del 60% del fraude que se le estima a la región. En la primera de ellas, la bolsa roza los 7.000 millones de euros, mientras que en las otras dos las cantidades se sitúan en 5.478,4 y 4.416 millones, respectivamente -ver tabla adjunta-. Los datos más moderados se dan, por contra, en Huelva, donde el fraude no llega a los 2.000 millones de euros.

Para hacer este cálculo, Gestha extrapola a las distintas provincias de la región la proporción del PIB que la economía sumergida representa a nivel nacional, un 23%. La estimación la hace sobre el PIB de 2005 -último dato provincial disponible-, de modo que si para el conjunto de Andalucía se tomara como referencia el registro de 2007, el volumen de economía sumergida se elevaría considerablemente, hasta rozar los 34.000 millones.

Cinco son los grandes focos de fraude que se identifican en la comunidad autónoma: las empresas cuya facturación oscila entre 1,8 y 6 millones de euros, los alquileres, vehículos de lujo, operaciones inmobiliarias y autónomos. En relación con el primero, los técnicos financieros del Ministerio de Economía y Hacienda apuntan que prácticamente el 97% de las firmas domiciliadas en la región con esa cifra de negocio -ascienden a 8.025, de las que 2.048 tendrían sede en Málaga- escapan hoy al plan de lucha contra el fraude que desarrolla la Agencia Tributaria. Esta situación obedece, por un lado, al "insuficiente" número de inspectores dedicados a tareas de comprobación y, por otro, a que para buena parte de esas empresas no existe la obligación de ser auditadas, al estar su facturación por debajo de los 4,7 millones, no emplear a más de 50 trabajadores y no pasar de los 2,3 millones de euros en activo.

En cuanto al fraude relacionado con los alquileres, Gestha indica que más del 75% de los que se realizan son sumergidos, lo que coloca a Andalucía como la quinta región por este tipo de fraude en España. Traducido en cifras absolutas, los arrendamientos sin declarar rondarían los 167.380, cifra que para el total nacional asciende a 977.306. Las rentas derivadas de ellos alcanzarían los 278,2 millones de euros, si bien no engloban el alquiler de garajes, locales, solares y oficinas. La mayor propensión a defraudar en este ámbito se da en el arrendamiento por temporadas -vacaciones en zonas costeras, por ejmplo- y entre colectivos menos favorecidos, como los inmigrantes o los estudiantes, cuyo domicilio suele ser provisional.

La compra de coches de lujo está siendo una de las mayores válvulas de escape del dinero negro en la comunidad, sobre todo, del vinculado a la especulación inmobiliaria y al inusual incremento de los billetes de 500 euros -por España circula la cuarta parte de los que hay en la UE-. Sólo durante el pasado ejercicio, y según datos de Faconauto (la patronal de los concesionarios), las ventas de vehículos de más de 60.000 euros se elevaron en Andalucía un 18%, en medio de una coyuntura de desaceleración generalizada en la comercialización de turismos y de un alto endeudamiento de las familias.

Gestha señala que esta misma circunstancia se produjo cuando el euro se convirtió en la moneda oficial de los países comunitarios. Es más, en julio de 2006 prescribieron en España 10.970 millones de euros en impuestos procedentes de la afloración de dinero no declarado y generado entre el primer y tercer trimestre de 2001 -justo el año antes de que la moneda comunitaria empezara a circular-. La cantidad en el caso concreto de la comunidad andaluza fue de 337 millones.

Respecto a las operaciones inmobiliarias y las profesiones liberales, Gestha no dispone de datos regionalizados, pero subraya que en nuestro país la evasión fiscal en transacciones de compraventa de constructoras e inmobiliarias ronda los 8.600 millones anuales.

También podría convertirse en una puerta al fraude la supresión del Impuesto de Patrimonio propuesta por PP y PSOE en sus campañas electorales. Andalucía sería la cuarta región más beneficiada por la medida, ya que cobija 52.841 millones de euros en grandes patrimonios. Los técnicos recuerdan que el 45% de las fortunas de más de un millón de euros ya defrauda, y esta proporción sube al 86% en las que superan los 10 millones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios