finanzas Reordenación del mapa de las cajas de ahorros

Semana decisiva para Banca Cívica

  • La entidad baraja hasta tres alternativas diferentes de fusión · La Caixa e Ibercaja parten como principales favoritas, aunque hay otros grupos interesados como BMN

Comentarios 3

Banca Cívica encara una semana clave para su futuro en la que podría anunciar su pareja de baile para los próximos años. La entidad maneja hasta tres alternativas diferentes aunque todavía no ha cerrado ningún acuerdo de fusión. La discreción es máxima, dado su carácter de entidad cotizada, ya que se quieren evitar nuevos rallys especulativos como el producido hace unas semanas, que llevó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a suspender su cotización en Bolsa durante unas horas ante los rumores de una inminente operación. Aunque "todos hablan con todos" -como reconoció el copresidente de la entidad, Antonio Pulido, en la presentación de resultados hace apenas dos semanas-, fuentes cercanas a la operación señalan que dos grupos parten como principales favoritos: La Caixa e Ibercaja.

La entidad catalana sólo se ha cobrado una pieza menor -Caixa Girona- a lo largo de todo el proceso de reordenación del mapa finaciero iniciado hace tres años. Ambas entidades son cotizadas, lo que facilita jurídicamente la operación, y el tamaño no es un problema, ya que con 282.000 millones de activo, La Caixa multiplica por cuatro el tamaño del grupo formado por Cajasol, Caja Navarra, Cajacanarias y Caja de Burgos. Banca Cívica sería una opción asequible para ganar cuota, sobre todo en Navarra, Castilla y León y Canarias, donde sus redes son altamente complementarias, aunque no ocurre lo mismo con Andalucía, donde el solapamiento de oficinas y personal es mucho mayor. Con 637 sucursales, Andalucía es el tercer mercado de La Caixa, según los datos remitidos a la CNMV. Por su parte, Cajasol concentra casi medio millar de oficinas sólo en el arco occidental -Huelva, Sevilla y Cádiz-.

El solapamiento en Andalucía o Navarra no sería un problema para Ibercaja, que tras quedarse fuera del baile de fusiones, movió ficha a finales de febrero con la integración de Caja 3 -formada por CAI, Caja Badajoz y Caja Círculo de Burgos-. La entidad aragonesa es una de las más fuertes del sector y tiene ganas de crecer, toda vez que no obtuvo recompensa en la subasta de Unnim. Con unos 65.000 millones de euros de activo, la unión con Banca Cívica sería beneficiosa para ambas entidades ya que alcanzarían un tamaño cercano al mínimo de 150.000 millones que el Gobierno ve indispensable para sobrevivir. Sin embargo, la operación aún tendría varios escollos que sortear. El primero de ellos, el del reparto de las acciones, ya que Ibercaja difícilmente aceptaría no llevar la voz cantante, pese a su menor tamaño. Derivada de esta situación sería la cuestión del gobierno corporativo, sobre todo en lo que atañe al papel en el nuevo grupo de los copresidentes de Banca Cívica -una fórmula que no es precisamente del agrado del Ministerio de Economía-. Y el último aspecto se refiere al ajuste por acometer en Aragón -Caja 3 está liderada por la otra gran caja de la región, CAI-, y el que sería necesario realizar en Burgos si se sumara Banca Cívica.

A varios cuerpos de distancia se sitúan otros aspirantes, entre los que destacan Banco Mare Nostrum (BMN). Aunque el grupo integrado por Cajagranada, Caja Murcia, Sa Nostra y Caixa Penedés, tiene el punto de mira puesto en la subasta del Banco de Valencia, -lo que le permitiría afianzar su situación en el arco mediterráneo-, no pierde de vista a Banca Cívica. Sus redes son complementarias y comparten mesa en varios consejos de administración como el de Deoleo, la antigua SOS.

Las mismas fuentes dan por descartada a Kutxabank, una de las primeras en sonar en las quinielas y que era bien vista por el Ministerio de Economía. La causa estriba en los recelos que suscitó en Andalucía su hegemonía en el sector financiero regional si aunaba las fuerzas de Cajasol a la subastada Cajasur. Las incógnitas se despejarán posiblemente al final de esta semana, pese a que el plazo otorgado por el Ministerio de Economía para anunciar los planes de recapitalización expira el 31 de marzo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios