El Santander plantea ejecutar la mitad de su ajuste con prejubilaciones

  • La entidad oferta el 70% del salario a quienes anticipen su retiro La dirección y los sindicatos acuerdan seguir negociando

El Banco Santander planea reducir su plantilla en España en torno a un 5%, lo que equivaldría a un máximo de 1.200 personas, la mitad vía prejubilaciones y la otra mitad mediante bajas incentivadas, según fuentes sindicales. En una reunión de la dirección con los representantes de los trabajadores, Santander España planteó ayer ofrecer a los trabajadores que se acojan a las prejubilaciones el 70% de su salario, en tanto que los que opten por una baja incentivada recibirían 45 días por año trabajado con un tope de dos anualidades.

Para los sindicatos, la reducción de plantilla propuesta es excesiva, pues veían más "razonable" una cifra de unos 900 empleos teniendo en cuenta las oficinas que quieren cerrar y la infradotación de algunas otras. Además, critican que la entidad financiera ofrezca las prejubilaciones sólo a unos 600 trabajadores y con unas condiciones peores que hace unos años, cuando tras la absorción de Banesto por parte del Santander, abandonaron el grupo con el 80% de su salario.

Los representantes de los trabajadores también lamentan que Santander España aspire a acometer el resto del ajuste laboral mediante bajas incentivadas, cuando se trata de un grupo con grandes beneficios para ofrecer mejores condiciones. En cualquier caso, la dirección del banco y los representantes de los trabajadores acordaron seguir negociando en los próximos días.

El pasado 31 de marzo, el Santander comunicó a los sindicatos el cierre "inminente" de 450 oficinas -lo que supone el 13 % de su red de sucursales en España-, así como su intención de remodelar otras 350 cada año para transformarlas en "oficinas del futuro", hasta alcanzar el millar en 2018. Tras la reorganización, la entidad financiera seguirá presente en las mismas localidades de Andalucía y España en las que se encuentra actualmente locaalizada.

El cierre de sucursales afectaría principalmente a las de menor tamaño, aquéllas que tienen entre uno y tres empleados, para conseguir tener otras más grandes, con más recursos humanos y técnicos, más rentables y que permitan al grupo seguir estando presente en todo el territorio español.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios