Medios de pago Apuestas para impulsar el crecimiento de la actividad bancaria

El Sabadell personaliza las tarjetas

  • La entidad aboga por la creatividad para captar 70.000 nuevos clientes y diversificar sus fuentes de negocio

Comentarios 1

Las entidades financieras han renovado su apuesta por el dinero de plástico como fuente de ingresos y fidelización de la clientela, en plena ralentización del negocio crediticio (que tantas alegrías ha dado en los últimos años) y en medio de la crisis de liquidez derivada del pinchazo hipotecario en EEUU. Así lo demuestra la fuerte campaña de publicidad lanzada por el Banco Sabadell con motivo de la puesta en marcha de un servicio de personalización de tarjetas, a través del que pretende captar unos 70.000 nuevos clientes. Se trata de una aplicación que, bautizada con el nombre de Instantcard, permite al interesado diseñar su propia tarjeta de crédito o débito, accediendo a la web corporativa del grupo, a la de las marcas Sabadell, Herrero y Solbank o bien a la página específica www.creatutarjeta.com.

El banco ofrece la posibilidad de personalizar el soporte tanto con imágenes de un catálogo realizado al efecto por la entidad catalana como con cualquier fotografía descargable desde el PC del particular. Una vez escogido el motivo, el cliente podrá retocarlo, hasta encajarlo a su gusto en la plantilla. Finalizada la tarea creativa, se envía el resultado y el Sabadell lo validará y autorizará mediante un e-mail; 10 días después, su autor lo recibirá por correo ordinario en su domicilio o en su oficina bancaria.

Manuel Tresánchez, director de medios de pago de la entidad, subraya el "enorme potencial" de este autoservicio, debido a tres razones fundamentales: una social, otra tecnológica y una tercera de mercado. En relación con la primera, Tresánchez incide en que el acto de comprar está cada vez más vinculado a experiencias emocionales, lo que explica la creciente personalización de todo tipo de productos (bolsos, puzzles...). Respecto a la segunda, destaca la importancia que, con el boom de las cámaras digitales, ha adquirido la expresión mediante imágenes, mientras que sobre la tercera reconoce que el mercado de los medios de pago es muy competitivo, lo que exige a bancos y cajas la búsqueda de fórmulas de diferenciación. El precio de cada personalización que realicen los clientes del Sabadell será de 10 euros, y una misma cuenta podrá tener asociadas tantas tarjetas como se desee.

Esta propuesta contribuirá al desarrollo del mercado de las tarjetas bancarias, ante el apego que los españoles continúan teniendo al dinero en metálico. Y es que, de acuerdo con las estadísticas del Banco de España, en torno al 57 por ciento del importe que mueven estos medios de pago se corresponde con la retirada de efectivo de los cajeros, frente al 43 por ciento que se lleva el abono de compras -lo que realmente genera comisiones-. A juicio de Tresánchez, este desequilibrado reparto "no es culpa de los clientes, sino de los bancos, ya que han dispuesto la red de cajeros proporcionalmente más densa del mundo, y los clientes han aprendido antes a sacar dinero con tarjeta que a pagar con ella". En el caso concreto del Sabadell, que tiene 1,5 millones de tarjetas contabilizadas entre sus clientes, el peso de las compras es bastante superior a la media, con un 61 por ciento.

Entre los alicientes que el banco ha incluido en la campaña promocional, se encuentra un concurso por el que se premiará con un coche el diseño más votado, y con una cámara digital a los 10 finalistas. Precisamente, este tipo de iniciativas, junto con los regalos por puntos, los descuentos, las compras gratis o la cesión de una parte de éstas a proyectos solidarios están actuando como motores de desarrollo de este segmento de negocio. En lo que a la personalización se refiere, hay entidades que han ido realmente lejos: el banco UOB llegó a distribuir en Singapur tarjetas perfumadas, tras detectar ciertas reticencias al uso del dinero de plástico por parte de las mujeres; también las hay luminosas en la oscuridad, que emiten sonidos, distintivas de algún colectivo profesional, de una hermandad de Semana Santa o de un equipo de fútbol.

Como si del vestuario se tratara, las tarjetas se han convertido en un complemento más, y quizás esto explique que hoy ya circulen por España 74 millones de ellas, que muevan 150 millones de euros y que generen más de dos millones de operaciones -datos del Banco de España a septiembre de 2007.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios