El Reino Unido investiga la propagación de rumores para influir en los mercados

  • El órgano supervisor británico estudia si algunos 'brokers' lanzan falsas informaciones que les reportan altos beneficios

El supervisor bursátil británico, la Financial Services Authority (FSA), anunció ayer que está investigando la cotización de las entidades financieras británicas durante los últimos días por la volatilidad de sus movimientos. "No toleraremos que los participantes del mercado tomen ventaja de las actuales condiciones cometiendo abusos a través de la propagación de falsos rumores y de las negociaciones realizadas a espaldas de ellos", subrayó en un comunicado la directora de la institución, Sally Dewar.

"Existen una serie de rumores completamente infundados sobre instituciones financieras en el mercado de Londres en los últimos días, algunas veces, acompañados de ventas a corto plazo", añadió. "Recordamos a los participantes del mercado la necesidad de tener más cuidado, en este clima de mercado, y de adherirse al código de conducta de mercado", concluyó Dewar.

Se trata de la primera vez que la FSA lanza una advertencia de este tipo de manera pública y formal. Y es que dicho comunicado viene precedido de severas caídas en la bolsa británica, particularmente en el caso de los bancos, impulsadas por especulaciones sobre posibles presiones sobre el Banco de Inglaterra para que lance al mercado financiación de emergencia.

Uno de los bancos más afectados por estas especulaciones fue HBOS, cuyos títulos llegaron a desplomarse un 18% durante la mañana de ayer a consecuencia de rumores sobre su supuesta falta de liquidez que fueron desmentidos posteriormente. Fuentes de la entidad declararon que el banco tiene "un excepcional y sólido balance" y, además, acceso al mercado del crédito al por mayor "si fuera necesario". "Somos uno de los nombres más respetados de los mercados de capital globales y seguiremos accediendo a financiación cuando se considere apropiado", declaró un portavoz del banco británico.

Por su parte, el Banco de Inglaterra tuvo también que salir al paso de los rumores que apuntaban a que los nueve miembros de su comité de política monetaria se quedarían sin vacaciones de Pascua para permanecer vigilantes en el caso de una inminente crisis financiera, una información que fue calificada por una portavoz de la institución como "pura fantasía". Ésta también desmintió que vaya a producirse una reunión de urgencia entre el Banco de Inglaterra y las principales entidades financieras del país para tratar sobre los problemas del mercado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios