Pulido reducirá a la mitad el equipo directivo de Cajasol

  • El presidente de la entidad quiere dotar de más eficiencia y agilidad al proceso de toma de decisiones, de modo que limitará a una decena la cifra de ejecutivos

El periodo de transición en el proceso de fusión de Cajasol seguirá dando que hablar la próxima semana. Y es que el presidente de la entidad, Antonio Pulido, tiene previsto anunciar el martes al consejo de administración su intención de acometer, "de forma inmediata", una reestructuración del equipo directivo, al objeto de hacerlo "mucho más profesional y riguroso". Esta iniciativa se traducirá en una reducción a la mitad del número de miembros de la directiva, que pasará de la veintena a unos diez. Según explicó ayer el propio Pulido, la intención es "ganar en eficiencia" y acortar el periodo de integración de El Monte y San Fernando, para "acelerar el proceso de consolidación y fortalecimiento de la nueva entidad".

El presidente de Cajasol incidió en que este proceso de reestructuración está "en vías de finalización" y reiteró que lo que se persigue es configurar un equipo más eficaz y eficiente, así como "dar una respuesta ágil, inmediata y rigurosa al contexto socioeconómico en el que estamos". Fuentes consultadas por este periódico indicaron que los cambios que baraja Antonio Pulido apuntan a la creación de cuatro grandes subdirecciones generales. Una de ellas estaría vinculada a la gestión del grupo empresarial y podría recaer en la actual directora gerente, María Luisa Lombardero, sobre la que otras fuentes continúan manteniendo la opinión de que podría salir de la caja de ahorros.

El presidente de Cajasol recordó a este respecto que los procesos de fusión son "complicados" y en ellos "se trata de ajustar y de que haya las menos tensiones posibles, pero también se trata de tomar decisiones sobre métodos, procedimientos y organigramas. Si no se toman decisiones, estamos en una situación muy complicada", agregó. En este sentido, señaló que "podía haber optado por una actitud pasiva y dejar que pasara el tiempo para hacer cosas", pero que ha preferido actuar de forma "proactiva, afrontar los problemas e irlos resolviendo". También dejó claro que cuando se le plantea un problema "irresoluble" no duda en proceder "con rigor y profesionalidad", además de con "la fuerza y contundencia que se necesite".

De hecho, indicó que algunas personalidades de referencia en la economía española han reconocido que "Cajasol está haciendo lo que todo el mundo sabe que hay que hacer, pero que no todos se atreven a hacerlo". En cuanto a la propia reducción de la directiva, insistió en que "ninguna entidad financiera tiene hoy un comité de dirección de 22 personas" y en que "casi todas las organizaciones" tienen un organigrama limitado a una decena de directivos de primer nivel.

Por otra parte, explicó que a la nueva estructura se la dotará de una "mayor horizontalidad", de manera que "no haya cuatro escalones para una toma de decisiones, sino que se definan muy bien quiénes son cada uno de los responsables". Asimismo, se acometerá una reorganización de los diferentes departamentos de la entidad, a fin de "hacerlos mucho más eficientes y más rápidos en las respuestas que tienen que dar en un proceso de fusión y ante la actual coyuntura macroeconómica".

Por último, apuntó que para acometer este proyecto de transformación Cajasol cuenta con el asesoramiento de una consultora externa, especialista en procesos de valoración de los equipos directivos, y con el apoyo de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), al objeto de "ir definiendo el nuevo organigrama, de acuerdo con esos criterios externos y profesionales". La consultora mencionada ha ido entrevistando durante las últimas semanas a todos los directivos de la entidad para elaborar un informe sobre esa reestructuración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios