Paul Samuelson, el economista 'afortunado'

Comentarios 1

"Toda mi vida he estado en el sitio correcto en el momento adecuado". Suerte y trabajo duro. Así resumía su trayectoria el segundo Nobel de la historia, el estadounidense Paul Samuelson, el padre de la teoría económica moderna que falleció el pasado domingo a los 94 años de edad en su domicilio de Belmont (Massachussets). Articulista empedernido y apegado a la actualidad-durante años escribió una columna en Newsweek y sus análisis se publicaron en la prensa española hasta hace un mes-, Samuelson editó en 1947 Fundamentos de Análisis, libro de texto que sigue siendo la piedra angular de la formación de los economistas de todo el mundo. En Cómo me convertí en economista, Samuelson narra que la "suerte" le llevó a la meca del "estudio de la anticuada microeconomía clásica", la Universidad de Chicago, -donde nació para la economía a las ocho de la mañana del dos de enero de 1932, su primera clase-. Cuando sus profesores le recomendaron que continuara sus estudios en Columbia, Samuelson se decantó por Harvard "por no seguir nunca a ciegas el consejo de los adultos". Allí coincidió con su "renacimiento" bajo Joseph Schumpeter o el "Keynes americano", Alvin Hansen. En 1940 se trasladó como profesor asociado al Massachussets Institute of Tecnology donde desarrollaría hasta su muerte una carrera marcada por la suerte de "que me pagaran siempre demasiado por hacer lo que ha sido una simple diversión".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios