Pagar caro los kilos de más

  • La compañía de bajo coste Ryanair se plantea imponer una tasa para obesos en sus vuelos después de que 30.000 internautas votaran a favor de esta medida

Reducir los costes le pese a quien le pese parece ser el nuevo lema de la compañía Ryanair, que, en un intento de reducir las tarifas por la crisis económica, se plantea imponer una tasa a las personas con sobrepeso.

La aerolínea irlandesa de bajo coste estudia cobrar una tasa especial a los pasajeros obesos escudada en la opinión de 30.000 internautas, probablemente todos ellos delgados, que se mostraron a favor de esta medida en un concurso de ideas lanzado por la compañía.

El director de comunicación de Ryanair, Stephen McNamara, considera que este impuesto podría convertirse en un "incentivo" para que las personas más gordas "pierdan un poco de peso y se sientan más saludables", aunque la estrategia de tallar a alguien, llamarle gordo y obligarle a pagar el doble es como mínimo cuestionable.

En medio de esta polémica, el presidente de Ryanair, Micheal O'Leary, explicó el jueves en una rueda de prensa en Madrid que sólo se tomará la medida si eso no supone un retraso para la compañía. "No vamos a introducir una tasa para los gordos a no ser que sea fácil de gestionar. Si retrasa la facturación o el tiempo entre dos vuelos, no lo haremos", señaló O'Leary .

El origen de esta controvertida medida tuvo lugar hace quince días, cuando la compañía irlandesa hizo un llamamiento a sus pasajeros y les animó a que expusieran sus ideas sobre cómo poder reducir las tarifas, con un premio consistente en el pago de 1.000 euros para el artífice de la propuesta que resultara más votada, lo que hace pensar que Ryanair lanzaba un globo sonda a los internautas para saber qué acogida podría tener la tasa.

Según informó la aerolínea, el 30% de las 100.000 personas que participaron en este concurso de ideas se mostró favorable a la introducción de este arancel, aunque no queda especificada ni la seriedad ni las motivaciones de estos ciudadanos sin nombre que dejan su opinión en la red a cambio de la posibilidad de ganar mil euros.

Sobran los argumentos lógicos para decir que si ocupas más, pagas más, pero por esa misma regla de tres quienes pesen menos o no facturen su equipaje, deberían pagarán menos.

Internet es un foro muy útil donde caben todos. De hecho, en este mismo concurso planteado por la aerolínea de bajo coste, los internautas ofrecieron otras ideas de recortes de gastos que evidencian lo sencillo que es exponer un plan y pulsar una tecla para aceptar.

Además de la tasa de sobrepeso, los participantes propusieron el cobro de un euro por un trozo de papel higiénico con la cara del presidente de la aerolínea o la posibilidad de fumar durante el trayecto en un pequeño cubículo previo pago de tres euros. Estas medidas no parecen haberse tenido en cuenta por parte de la compañía aérea.

Entre las propuestas grotescas también se podían encontrar algunas cabales como el cobro de una tasa anual para poder acceder a la página web de la aerolínea o encarecer el billete en dos euros a todos aquellos que introduzcan comida a bordo.

Pero de entre todas esas posibilidades, la tasa por sobrepeso fue la ganadora y la aerolínea plantea ahora una nueva votación en la que serán otra vez los usuarios los encargados de decidir cómo llevar a la práctica la polémica tasa de sobrepeso.

Ryanair da varias opciones: aplicarla a los varones que pesen más de 130 kilos y a las mujeres que superen los 100, encarecer el billete de los hombres con más de 114 centímetros de contorno de cintura y de las mujeres con más de 101, o bien penalizar a quienes superen en 40 puntos su Índice de Masa Corporal óptimo. Se estipula que sobrepasarlo en 30 puntos indica obesidad.

La última opción consiste en obligar a los pasajeros que toquen con su cintura los dos reposabrazos de forma simultánea a que compren dos billetes. Según el director de comunicación de Ryanair, los límites propuestos por la compañía son "muy permisivos" y por tanto sólo afectarían a aquellos individuos "realmente grandes" que "invaden el espacio" de los demás viajeros.

Además, este anuncio se produjo una semana después de que la tercera aerolínea de Estados Unidos, United Airlines, introdujera una nueva normativa que obliga a las personas obesas a comprar dos asientos para viajar en turista cuando el avión vaya completo. En el país norteamericano ya hay tres aerolíneas las que aplican una tasa a los pasajeros con sobrepeso. ¿Le toca el turno ahora a Europa?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios