Obama lanza un nuevo plan de estímulo para el crecimiento sostenible y el empleo

  • Las medidas se llevarán a cabo mediante la concesión de créditos y la rebaja de impuestos

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, presentó ayer un nuevo plan de estímulo económico que, bajo el epígrafe de "crecimiento sostenible", incluye iniciativas destinadas a reforzar el mercado laboral mediante la concesión de créditos y la rebaja de impuestos, además de inversión en infraestructuras y medidas medioambientales. "A pesar de que hemos reducido la avalancha de pérdidas de empleos, todavía no estamos creando trabajo a un ritmo que ayude a todas estas familias que han sido arrastradas por la inundación", ha declarado Obama, que se refirió así a los "más de siete millones de americanos desempleados desde que comenzó la recesión", una cifra que Obama califica de "asombrosa" y que, a su juicio, "refleja la profundidad del agujero" en el que se encuentra la economía estadounidense. Obama destinará a este plan el dinero sobrante del programa de compra de activos financieros tóxicos (TARP, por sus siglas en inglés) que ha supuesto, según la Casa Blanca, 200.000 millones menos de lo que se pensaba inicialmente. Todas estas medidas contribuirían a atajar el aumento del déficit, según el presidente estadounidense. "Es esencial que nos aseguremos de que la creación de empleo sea fuerte y sostenida, para garantizar que aumentamos los beneficios y dejamos de gastar dinero en desempleo, para que el déficit que experimentamos comience a reducirse", ha declarado.

Entre las medidas, Obama ha propuesto invertir más dinero en infraestructuras, ofrecer beneficios fiscales a aquellos ciudadanos que destinen recursos a que sus viviendas sean energéticamente más eficaces y exenciones fiscales por plusvalías a pequeñas empresas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios