Montoro asegura que a ninguna comunidad "le conviene" pedir una flexibilización del déficit

  • El ministro ha señalado que es preciso adecuar los presupuestos al objetivo de déficit público común, y para ello hay que actuar con "moderación" y llevar a cabo "políticas de realismo".

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha expresado su confianza en que ninguna comunidad autónoma pedirá en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) convocado para el martes que se "relaje" el objetivo de déficit.

El ministro ha señalado que es preciso adecuar los presupuestos al objetivo de déficit público común, y para ello hay que actuar con "moderación" y llevar a cabo "políticas de realismo", con respecto a la posible petición mañana en el CPFF de flexibilizar el déficit por parte de alguna región. "Es muy exigente la senda de reducción del déficit", ha afirmado Montoro, que ha advertido que "a nadie le conviene" pedir más flexibilidad en este aspecto, al ser preguntado sobre este asunto durante un desayuno informativo de Nueva Economía Fórum celebrado hoy en Málaga.

Montoro ha recordado que el objetivo de estabilidad presupuestaria aprobado el viernes establece que el déficit máximo en el que podrán incurrir las comunidades autónomas es del 1,5 por ciento, con respecto al pasado ejercicio donde fue un 2,9 por ciento. "Va a ser una semana muy importante", ha recalcado el titular de Hacienda, que ha anunciado que en el Consejo de Política Fiscal y Financiera se debatirá sobre un doble planteamiento: por un lado, precisar el objetivo de déficit público para 2012, y por otro presentar un plan para proveedores.

Este plan, que consistirá en un crédito a proveedores por valor total de 35 mil millones de euros, con las condiciones de pago a diez años, una carencia de dos años y un interés del 5 por ciento, supondrá, ha estimado Montoro, un "ingreso formidable en la economía real" y una operación "muy beneficiosa" para las empresas españolas. El ministro ha indicado que este plan beneficiará principalmente a las empresas españolas y multinacionales relacionadas con la sanidad, las políticas sociales y la educación, "despejando su futuro y su presente" para que puedan seguir siendo proveedores.

Será el 1 de mayo la fecha en que este crédito se haga efectivo y el estado español "pueda dar esa garantía" para que dichas empresas sean "transparentes" y "pongan las facturas sobre la mesa". Este crédito permitirá, ha señalado, que a largo plazo se pongan en orden las finanzas no solo de las administraciones locales, sino también de las autonomías y del propio Estado, ya que forma parte de los "mecanismos" que el Ejecutivo está instaurando para que no aumente el déficit público.

La aprobación del Gobierno el pasado viernes de un techo de gasto para 2012, que será de 118.565 millones de euros y supondrá un recorte del 4,7 por ciento respecto al límite presupuestario establecido para 2011, permitirá por primera vez, a juicio del ministro, elaborar los presupuestos de "manera rigurosa". El techo de gasto implicará, a su vez, un elemento de estabilidad que reforzará, según ha manifestado Montoro, la seriedad de España ante sus socios europeos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios