Méndez: "Si el Parlamento hace caso a la CEOE se enfrentará con los sindicatos"

  • El secretario general de UGT dijo que si en la Cámara baja abaratan el despido "se arruinaría el diálogo social" y se atizaría un periodo de gran conflictividad.

Comentarios 43

Miles de personas, 65.000 según los organizadores y 6.000 según la Policía Nacional, participaron en Madrid en la Fiesta del Primero de Mayo de CCOO y UGT, en la que sus máximos dirigentes advirtieron al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de que no ceda a las pretensiones de la CEOE.

En sus discursos de clausura de la manifestación, los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y UGT, Cándido Méndez, emplazaron a Zapatero a que en el próximo debate del estado de la Nación envíe un mensaje claro de rechazo a cualquier iniciativa que suponga abaratar el despido o recortar salarios, protección social o pensiones.

Según Fernández Toxo, Zapatero tiene el próximo 12 de mayo una oportunidad de "oro" para decir a los ciudadanos que los cambios en su Gabinete no han sido una "operación de pura cosmética", sino que suponen un cambio de políticas para combatir la crisis. Es necesario, explicó, un plan de choque para atender a las personas que se están quedando sin trabajo, para lo que hay que mover los recursos públicos disponibles, gravar las rentas más altas y que el dinero que se ha dado a las entidades financieras fluya a la economía real.

Al respecto, Méndez dijo que han recibido 150.000 millones de euros de los bolsillos de los contribuyentes y las entidades financieras deben aportar "responsablemente su contribución a la crisis", inyectando liquidez a familias y empresas, porque se preguntó de "qué nos sirve tanta solvencia".

Méndez también consideró que para salir de la crisis Zapatero debe reforzar el diálogo social, así como la coordinación con las comunidades autónomas, porque gestionan "dos de cada tres euros de la inversión pública" y no pueden hacer como la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, "pedir, criticar y no hacer nada". Ante la crisis, las comunidades tienen la oportunidad de demostrar su "utilidad" ante los ciudadanos, opinó.

Ambos dirigentes sindicales también advirtieron al Parlamento de que no deben "sacar las castañas del fuego" a la CEOE y aprobar sus demandas de recorte, ya que si no habrá conflictividad con el movimiento sindical. Mientras que Toxo avisó de que "por ahí se llega a la conflictividad" y a la "huelga", Méndez dijo que puede generar un "enfrentamiento entre las decisiones del Parlamento y los objetivos del sindicato".

El líder de CCOO afirmó que la CEOE debe ser "leal" a los compromisos contraídos en la Declaración del Diálogo Social firmado en julio de 2008, porque no se puede "de forma oportunista y desleal intentar ignorar el debate, para ver si en el río revuelto de un Parlamento de difíciles mayorías sacan partido".

El camino para salir de la crisis lo tienen que "marcar" los trabajadores y la "derecha no nos puede llevar a su terreno para defender sus intereses", opinó Toxo, quien añadió que "no convertiremos a los trabajadores en la infantería de la derecha, ni de la política".

A los "ideólogos" que pretenden ser analistas e imponer recetas neoliberales, Méndez les pidió que "no se dediquen a asustar a nuestros viejos con las pensiones y a desanimar a nuestros jóvenes prometiendo un infierno de precariedad laboral".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios