La Junta presenta un plan de 900 millones para la agroindustria

  • Casi la mitad de la dotación es de 2008 y 2009 y quedan 470 millones hasta 2013

La Junta prevé invertir, en el marco del Plan Estratégico de la Agroindustria Horizonte 2013, 899,2 millones de euros hasta esa fecha, con el objetivo de mejorar la competitividad del sector. El comienzo de la iniciativa se fecha en 2008, lo que significa que la inversión entre 2010 y 2013 es, según las cifras del propio plan, de 470 millones: 142 millones en 2010, 117 en 2011, 108 en 2012 y 102 en 2013.

En último término se trata, como dice la Consejera de Agricultura, Clara Aguilera, "de situar mejor nuestra industria agroalimentaria, que ahora es el 15% nacional, y convertirla en líder en España" [ahora Andalucía es superada en volumen por Cataluña]. Junto a la mejora de la competitividad y el consiguiente crecimiento, el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, apunta otro objetivo más: mejorar la renta agraria de los productores. "El futuro de Andalucía está en su agricultura, en mantener rentas dignas en el sector agrario; si no es así, todo lo que hay detrás no existe. No es cosa de subvenciones, porque son los agricultores los primeros que no se las creen. Son los precios los que no les hacen rentables las producciones y si no les ayudamos estaremos matando la gallina de los huevos de oro", proclama el presidente.

La iniciativa se enmarca en el VII Acuerdo de Concertación Social. Contempla los 899,2 millones mencionados, para ayudas directas y "herramientas de financiación", y "aportaciones complementarias" de entidades financieras que harían que el programa superara, incluso, los 900 millones iniciales. Entre los objetivos concretos están el aumento del tamaño de las empresas ("es insostenible que 800 firmas vendan aceite en Andalucía", dijo la consejera), facilitar el acceso a la financiación, mejorar la comercialización, fomentar la innovación y potenciar la formación.

Estos objetivos se han concretado en 33 medidas, con una filosofía común, según aseguró ayer Clara Aguilera: fijar la mirada en el consumidor. "Ya no se debe dirigir tanto al producto, que ya se estaba haciendo, como al propio cliente; tenemos un consumidor cada vez más exigente, con menos tiempo, que adquiere productos de cuarta, quinta o sexta gama; debemos analizar su evolución", afirma Aguilera, que se reafirma, además, en su apuesta por las marcas para conformar el valor añadido.

Los agentes sociales suscribieron la fe institucional en el futuro del sector. Antonio Carrillo, secretario general de la CEA, aboga por la creación de "un importante centro tecnológico y de investigación que sirva de referencia para las empresas" y emplazó a la unidad de acción entre departamentos. Francisco Carbonero, secretario general de Comisiones Obreras Andalucía, puso el énfasis en "la transformación" de la mentalidad de empresarios y empleados. "No es posible competir si las empresas tienen menos del 10% de los trabajadores", dice. Su colega Manuel Pastrana, secretario general de UGT, afirma que "no hay que inventar otra industria, sino fortalecer aquella en la que somos expertos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios