La Junta primará los parques eólicos ligados a un plan industrial

  • Innovación beneficiará a los promotores que aporten más de seis millones de euros en inversiones o un proyecto de I+D por un importe mayor de 4 millones

Madurez y responsabilidad. Estos son los dos principios que primará Innovación a la hora de repartir los 500 megavatios de potencia eólica que aún restan por adjudicar del plan energético 2003-2006. La Junta pretende que estén operativos en el menor plazo posible, y que el valor añadido de la fabricación de los molinos no se vaya fuera de Andalucía. El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) tiene previsto difundir hoy la orden que concreta el baremo que distribuirá los nuevos parques. El objetivo es que el 31 de diciembre de 2010 la potencia operativa eólica de Andalucía llegue a los 4.000 megavatios.

La norma otorga el 40% de la valoración a la presentación de una oferta vinculada a planes industriales con una inversión superior a seis millones de euros, o al desarrollo de proyectos de I+D+I por un importe superior a cuatro millones de euros. En ambos casos, el promotor debe garantizar el 50% de la inversión en el momento de presentar su proyecto eólico y se compromete a que se desarrollen durante los próximos cuatro años.

El objetivo del Gobierno regional es que Andalucía no se quede al margen del desarrollo de la industria eólica, a pesar de ser una de las comunidades donde más se está impulsando esta energía. La comunidad sólo cuenta con una factoría eólica, situada en Granada, donde Eozen fabrica aerogeneradores y palas. Y aún falta más de un año para que entre en funcionamiento la segunda, Aeroblade, que ocupará los terrenos anexos a la antigua fábrica de Delphi en Puerto Real. Este solitario panorama contrasta con las más de 40 factorías diseminadas por el resto de España.

La madurez administrativa y técnica también serán muy tenidas en cuenta por la Junta para evitar retrasos en su puesta a punto. La orden otorga el 30% de la baremación a los proyectos que estén en avanzado estado de tramitación, con autorización de los ayuntamientos donde se vayan a radicar y permisos urbanísticos concedidos. El 30% restante estudia la capacidad técnica y económica del promotor. La nueva norma exige que el promotor ya cuente al menos con el 70% de los terrenos donde vaya a construir el parque y que haya encargado la fabricación de los equipos aerogeneradores, además de tener ya en el bolsillo la solicitud al distribuidor para conectarse a la red.

Estos requisitos eliminan de la puja a advenedizos y dejan en primera línea de salida a operadores consolidados como Endesa, Iberdrola y la portuguesa EDP, que cuentan con sobrada experiencia en el sector eólico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios