La Junta emplaza a Astilleros a llegar a un acuerdo esta semana

  • La Administración entregará a la empresa una hoja de ruta modificada en dos días para firmarla antes del viernes · Los trabajadores ya han cobrado el 60% que se les adeudaba de sus nóminas de octubre

La salida para la crítica situación por la que pasa Astilleros de Huelva se aplaza una vez más, aunque en esta ocasión con unas perspectivas más optimistas. Tras la reunión mantenida ayer entre la Junta de Andalucía y la empresa, que la primera calificó como satisfactoria y la segunda vio como un intento de buscar una solución de consenso, la Administración autonómica ha emplazado a la naval a llegar a un acuerdo antes de finalizar esta semana, tres meses después de que se iniciase oficialmente la negociación.

Para ello, el Gobierno andaluz entregará en los próximos dos días una nueva hoja de ruta a la compañía, en la que se habrán modificado algunos aspectos del primer documento respondiendo a las cuestiones planteadas por la empresa. El principal punto de desacuerdo entre ambas partes es la cesión de la licencia de construcción de grandes buques de Huelva, algo que la Junta ha planteado como ineludible para garantizar el futuro de la actividad en la provincia mediante una reordenación de la misma (que pasaría por la creación de una nueva sociedad de reparación y mantenimiento naval), y a lo que se niega la empresa, que en una propuesta inicial planteaba una quita de la deuda (casi 280 millones entre Huelva y Sevilla) y refinanciación de la misma y la venta de Astilleros de Sevilla para reflotar la atarazana onubense.

En el último documento presentado ante la Administración la empresa rechazaba de nuevo el cese de actividad en Huelva y hacía una serie de consideraciones jurídicas, las mismas que reiteró ayer en la reunión mantenida en la sede de la Agencia de Innovación y Desarrollo de andalucía (IDEA), resaltando especialmente la necesidad de finalizar los barcos que tiene en construcción. La Administración se comprometió a entregar las conclusiones de ese rediseño de la hoja de ruta con el objetivo declarado de que "el acuerdo final se pueda firmar antes de que finalice esta semana".

Aunque también hubo puntos de desencuentro en la reunión. El principal, el debate sobre la veracidad o no del acuerdo que Astilleros asegura haber alcanzado para proseguir la construcción de los dos barcos que están paralizados, el 845 y el 846.

Según fuentes cercanas al proceso, el armador de ambos buques, la empresa TS Marine, ha comunicado a la Junta que no hay acuerdo alguno con Astilleros y los bancos para continuar la fabricación de los barcos, pidiendo al mismo tiempo a la empresa garantías del final de esa construcción y de viabilidad de la empresa para continuar con el proceso. En cambio, la naval onubense asevera que sí ha alcanzado un acuerdo para seguir la construcción, pero con el banco que financia los barcos que "es quien tiene los derechos del crédito".

Más allá de las diferencias sobre la reactivación o no de la construcción de estos dos buques, sí se ha retomado la fabricación del 827, a punto de finalizarse. Los trabajadores de Astilleros de Huelva volvieron ayer al buque después de las jornadas de protesta por el impago de sus salarios de octubre. Tanto los empleados de la naval como los de sus dos auxiliares (Nueva Lima e Instalaciones Industriales y Navales de Huelva) han cobrado ya el 60% del sueldo que aún se les adeudaba, mientras los empleados integrados en el Expediente de Regulación Temporal de Empleo también han percibido el complemento del paro que les debía la empresa. Hoy decidirán las actuaciones a seguir en los próximos días, en una semana que debería ser clave para el futuro de Astilleros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios