Asamblea general de la cea Cónclave empresarial cuatro días después de las elecciones

Herrero advierte a Díaz Ferrán que la CEOE "es de todos"

  • El presidente de la CEA se opone a que la patronal española "sirva a intereses de grupo" · La polémica sobre qué modelo ha de seguir la CEOE es "innecesaria e inoportuna"

Comentarios 1

La Asamblea General de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) que se celebró ayer en Sevilla, cuatro días después de las elecciones, quedó marcada por el contundente pronunciamiento de su presidente, Santiago Herrero, en defensa del modelo de asociación empresarial nacida de la Transición. Es decir, la que reúne "en una organización única a todos los empresarios, grandes y pequeños, encuadrados a su vez en sectoriales y territoriales, huyendo de la imagen estereotipada que trataba de convertirnos única y exclusivamente en la gran patronal, en sentido peyorativo".

Herrero aludía así, al final de su discurso ante un abarrotado salón de actos, a la polémica vivida la semana pasada en el seno de la patronal nacional CEOE ante el intento -frustrado- de su presidente, Gerardo Díaz Ferrán, de destituir al secretario general, Juan Jiménez Aguilar. En el trasfondo de la disputa está qué modelo de patronal es el adecuado para defender los intereses empresariales (ver texto adjunto).

Santiago Herrero, que es también uno de los once vicepresidentes de la CEOE y compitió con Díaz Ferrán por la presidencia el pasado año, afirmó: "Nuestras organizaciones empresariales no pueden ser de unos pocos, sino de todos los empresarios. En caso contrario, entraríamos en contradicción con nosotros mismos, terminaríamos en banderías, nos dividiríamos y nuestra opinión no interesaría a nadie".

"He querido precisar mis palabras por muchas razones, pero sobre todo porque yo mismo, y varios cientos de andaluces, hemos participado desde 1978 en la consolidación y prestigio de la CEOE. De ningún modo podemos permitir que un edificio tan bien construido salte por los aires".

Y sobre su candidatura a presidir la patronal española, Herrero también se desquitó: "Quizá algún incrédulo entenderá ahora, mejor que hace unos meses, por qué en el trance sucesorio del presidente sostuve que no era un problema de personas, sino de modelos; y por ello me mantuve hasta el final para mostrar la realidad de lo que, lamentablemente, tan sólo siete meses después se ha puesto en evidencia". No obstante, el presidente sí se congratuló por que "la crisis, que ha sido inoportuna e innecesaria, aparentemente ha concluido".

Él mismo dio carpetazo a este asunto con una declaración de principios. "La CEA es la CEOE en Andalucía, ni más ni menos; de ahí que nos sintamos concernidos cuando se pueden poner en tela de juicio valores, fines, objetivos y representación. Nosotros necesitamos de la CEOE, y la CEOE de la CEA. Nosotros somos CEOE y CEOE es CEA. Y esa es la razón última de la fuerza de ambas".

Estas palabras finales fueron saludadas por un cerrado y prolongado aplauso de los asistentes.

La contundencia con la que Herrero abordó estas tensiones internas contrastó con el tono esperanzado del presidente de la CEA sobre el futuro de la economía andaluza y española, pese a las sombras que también identificó en ambas. En primer lugar, afirmó estar "plenamente convencido" de que el tejido empresarial es uno de los valores fundamentales de Andalucía y aseguró que las oportunidades de las compañías de la comunidad "llegarán de la mano de la consolidación de nuestro músculo productivo".

En este análisis se detuvo en la existencia de firmas andaluzas que son líderes en sus mercados y tienen una amplia presencia internacional. Destacó especialmente a las que operan en el sector agroalimentario, actividad que calificó como "la de mayor crecimiento y dinamismo empresarial" de la región. Y aludió además a otros sectores "sobresalientes" como las nuevas tecnologías, las infraestructuras o el turismo.

Herrero se congratuló de que "contamos con una burguesía que ha capitalizado sus ahorros y ha modificado sus hábitos de inversión" para estar presente en compañías como "Banco Popular, BBVA,. Santander, Sabadell, Iberdrola, Endesa o Banco de Andalucía". Al tiempo, "grandes compañías y bancos que operan en España han decidido convertir a Andalucía en su tercera vía natural de desarrollo tras Madrid y Cataluña".

Herrero destacó que ya operan en Andalucía 520.000 empresas, 170.000 más que hace una década debido a que se han creado 20.000 nuevas sociedades al año en el último cuatrienio. No obstante, sí advirtió de la caída registrada en enero (un 30% menos de nuevas firmas respecto al mismo mes de 2007).

"En resumen", concluyó, se hable de crisis o de desaceleración, Andalucía cuenta hoy con un colectivo empresarial moderno y competitivo, a la altura de las exigencias de los mercados nacionales a internacionales y con capacidad para acometer con garantías el futuro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios