Herrero dice que la CEOE "no debe servir a intereses de grupo"

  • El presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía ve "inoportuna" la polémica desatada en el seno de la dirección de la confederación nacional sobre el modelo de gestión a adoptar

Comentarios 4

El presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Santiago Herrero, ha calificado de "inoportuna" e "innecesaria" la polémica en el seno de la dirección de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) entre su presidente, Gerardo Díaz Ferrán, y el vicepresidente y secretario general de la patronal, Juan Jiménez Aguilar, en torno al modelo de gestión de la organización, sobre lo que consideró que "si alguien pretende que la CEOE sirva a intereses de grupo, desposeería a esta organización de su carácter institucional, la restaría representatividad y la despojaría de su fuerza y eficacia".

Herrero ha aludido  hoy en la Asamblea General Ordinaria a la citada polémica, ya que algunas informaciones aparecidas indicaban que el desencuentro entre ambos responsables se debía al interés de Díaz Ferrán por gestionar la organización como un 'lobby' de empresas, frente a la concepción más tradicional de Jiménez Aguilar.

 En ese sentido, hace unos días se planteó en una reunión de vicepresidentes el cese del secretario general, que finalmente no ha sido así y que se ha resuelto con un comunicado de Díaz Ferrán refrendando a Jiménez Aguilar en su puesto. 

El presidente de la CEA ha precisado más tarde que en los Estatutos "se definen las competencias de presidentes y órganos de gobierno" y ha agregado que  "a aquel que no le parezca esa distribución estatutaria, no debe cesar a las personas sino presentar a la Asamblea un cambio en los estatutos en su caso". "A la organización no le conviene la inestabilidad", ha aseverado .

En su intervención en la Asamblea, Herrero ha expresado su satisfacción por la nota remitida por el presidente de la CEOE donde "zanjó de un plumazo" una polémica "cierta a inoportuna que nunca debió producirse" y se congratuló de que la "crisis, que nunca debió ocurrir", haya "aparentemente" concluido.

También ha apuntado que las organizaciones empresariales "pueden y deben modificar objetivos y estrategias y acompasarlas a las circunstancias de cada tiempo político" y asimismo, ha considerado que los presidentes de las organizaciones empresariales "estamos plenamente legitimados para tratar de dirigirla con la impronta personal de cada liderazgo".

 No obstante, ha señalado ante la Asamblea que "nadie, ninguno de nosotros, está autorizado para trocar la función, el destino y la finalidad que la Constitución Española nos impone en representación de los empresarios españoles". 

A su juicio, "si se pretendía, como pueden sostener algunos, que una organización tan representativa como la CEOE sirva a intereses de grupo o actúe en su presentación, desposeería a la CEOE de su carácter institucional, la restaría representatividad y la despojaría de la fuerza y eficacia que hoy le permite erigirse en ejemplo de buen hacer entre los grupos de la sociedad civil española".

Herrero, que ha resaltado la importancia de la CEOE y su trayectoria que la han consolidado como una organización al servicio de la sociedad y "que hoy es más que un club privado", ha agregado que "si alguien desea convertir la CEOE en lo que nunca ha sido, si lograra su objetivo comprobaría al día siguiente que el poder que quiere usar en su beneficio no sería tal, ya que nadie le reconocería relevancia alguna".

  Por ello, ha insistido en que nuestras organizaciones empresariales "no pueden ser de unos pocos, sino de todos los empresarios, pues, de lo contrario, entraríamos en contradicción con nosotros mismos, terminaríamos en banderías, nos dividiríamos y nuestra opinión no interesaría a nadie".

El presidente de la CEA ha recordado también que varios cientos de andaluces y él mismo han participado "desde 1978 hasta hoy en la consolidación y prestigio de la CEOE y de ningún modo podemos permitir que un edificio tan bien construido salte por los aires".

Herrero, que fue el pasado año uno de los que optó a sustituir a José María Cuevas en la presidencia de la CEOE, ha apuntado que durante el trance sucesorio del anterior presidente de la CEOE, José María Cuevas, él propio Herrero sostuvo  que "no era problema de personas, sino de modelos" y argumentó que "por eso me mantuve hasta el final para mostrar la realidad de lo que lamentablemente, tan sólo siete meses después, se ha puesto en evidencia".

  El presidente de la CEA quiso hacer estas declaraciones durante la Asamblea "por si hay alguna duda sobre el futuro modelo organizativo de la CEOE" y consideró que la CEA apuesta por "definir con claridad ese modelo para quien pueda pensar que se puede cambiar ese modelo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios