El Gobierno ya estudia retrasar la edad de jubilación sin concretar el tope

  • Mientras Salgado avanza que se impondrán "mayores exigencias" para obtener la prejubilación, Zapatero promete facilitar el fin de la trayectoria laboral a los trabajadores discapacitados

El debate sobre las pensiones se repite cíclicamente en España, un país al que pica el mismo insecto que al resto de Europa: el envejecimiento de la población. El Gobierno acude a ratos a la llamada del problema, y lanza recetas cuando se siente prolífico, como ahora, dispuesto a cambiar la economía a partir de grandes enunciados con pequeñas concreciones. El presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y la vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, hablaron del asunto en distintos momentos de la jornada. El primero, para desvelar un adelanto en la edad de jubilación de los discapacitados. La segunda, para anunciar un retraso progresivo en la retirada del resto de trabajadores. Todo, como casi siempre, sin demasiados detalles.

Zapatero informó de que el Consejo de Ministros de hoy viernes aprobará la posibilidad de que las personas con discapacidad adelanten su edad de jubilación, y que ésta se establecerá "dependiendo del grado" de afectación. En su opinión, y aunque la tendencia general vaya hacia el retraso de la jubilación, se trata de "una fuerte y justa reivindicación" hacer lo contrario con las personas discapacitadas, debido al "sobreesfuerzo que produce el desempeño laboral en determinadas personas". Actualmente, los trabajadores discapacitados están sometidos al régimen general de jubilaciones, pero el Ejecutivo pretende anticipar el requisito de los 65 años sin que pierdan por ello derechos.

La vicepresidenta económica explicó que, aunque el sistema de pensiones español está "muy saneado" y no tiene problemas a 30 años vista, debe sufrir algunas modificaciones porque la esperanza de vida en España "ha crecido mucho y lo razonable es que la vida laboral también crezca". Salgado recordó que la Comisión Parlamentaria del Pacto de Toledo ya trabaja en las modificaciones en el sistema y que en los primeros meses de 2010 presentará un primer avance de sus conclusiones. No quiso hablar de ninguna edad límite y se limitó a señalar sería "razonable" ir aumentándola gradualmente y ser al mismo tiempo "muy exigente" con las prejubilaciones.

La ministra restó importancia a los avisos del Ecofin (ministros de Economía y Finanzas de la UE) sobre la necesidad de España de reformar su sistema de pensiones y señaló que sólo se trata de una indicación, no de una recomendación, por lo que consideró que "en absoluto se trata de un tirón de orejas". Así, insistió en que España tiene mucho margen por delante para reformar su sistema de pensiones debido a que su población es más joven que las de otros países europeos debido a la inmigración, a que la edad efectiva de jubilación en España es de las más altas de Europa (63 años y 10 meses), y a que la esperanza de vida también es mayor que en otros países europeos. Países como Alemania y EEUU, con matices, permiten postergar la jubilación hasta los 67 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios