GEA 21 logra que los edificios sean un 60% menos ruidosos

  • La empresa desarrolla un aislante acústico a partir de neumáticos reciclados y fibra · Su precio es hasta un 30% menor que los productos de gama alta que hay en el mercado

Comentarios 3

El Documento Básico DB HR Protección frente al Ruido forma parte del Código Técnico de la Edificación, aprobado el 19 de octubre de 2007, y especifica una serie de parámetros objetivos y sistemas de verificación para satisfacer las exigencias básicas y la superación de los niveles mínimos de calidad para la protección frente al ruido.

Evitar las molestias y enfermedades derivadas del exceso de decibelios es el principal objetivo de esta norma. Para ello, la solución es establecer factores con los que hay que cumplir en la construcción, uso y mantenimiento de inmuebles. Los materiales con los que se construye son esenciales. Deben reducir la transmisión del ruido aéreo, del producido por impactos y el ruido y las vibraciones derivadas de las propias instalaciones de los edificios, así como limitar la reverberación de los mismos.

El grupo empresarial GEA 21 ha diseñado una gama de aislantes acústicos que cumplen con estos parámetros. Tiene un "coeficiente alpha medio de 0,6, es decir, al recibir un ruido lo absorbe en un 60%", explica Enrique Román, consejero delegado del grupo constructor, quien explica que "se trata de un conglomerado a base de neumáticos reciclados, geotextil y un conglomerante de baja temperatura". Está diseñado para ser aplicado en techos y paredes. La termofusión es un factor clave en su fabricación, ya que une las fibras de geotextiles.

La ligereza es otra de las características de este producto que presenta mejores características aislantes y un precio hasta un 30% más bajo que los materiales de alta gama existentes en el mercado.

Además de la reducción de los efectos del ruido y del precio, otra de las ventajas del aislante de Gea 21 es su contribución medioambiental por el hecho de que emplea como materia prima un residuo derivado de los neumáticos fuera de uso que actualmente sólo se recauchutan en un 17% y el 83% restante acaba en vertederos pues su destrucción supone un coste. Asimismo, el lanzamiento de este producto al mercado significará, presumiblemente, la reducción de la estacionalidad en la producción de geotextil de la que el 80% se concentra en primavera y verano, correspondiéndose con la construcción de carreteras. "Este material ayudará a estabilizar la producción de geotextil", indica.

Su aplicación a edificios aún no se ha llevado a cabo. "Estamos en fase de diseño de una prueba piloto junto al grupo de investigación Motores Técnicos de la Escuela de Ingenieros de la Universidad de Sevilla", apunta Román. Para él, esta contribución "ha sido fundamental pues, aproximadamente, el 50% del presupuesto del proyecto estaba destinado a las funciones que realizaba este grupo".

La Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA) ha incentivado este proyecto con 265.872 euros. Enrique Román recalcó que esta colaboración "ha sido fundamental para poder afrontarlo tanto lo financiero como para inculcar la cultura del I+D+i en GEA21".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios