Fría acogida bursátil al desenlace electoral pese al alza de las eléctricas

  • El Íbex 35 cede el 0,29%, hasta 12.655 puntos, en la primera sesión tras las elecciones generales · Las energéticas suben, lideradas por Gas Natural, a la expectativa de nuevas operaciones en esta legislatura

La Bolsa española saludó ayer con frialdad la victoria del PSOE en las elecciones legislativas del domingo. Las compañías del sector energético intentaron calentar la sesión, pero sus alzas no pudieron impedir que el Íbex 35 cediera un 0,29% y recibiera la nueva legislatura en los 12.655 puntos. Doce valores subieron, frente a los 23 que retrocedieron, entre ellos, Santander, BBVA y Telefónica. Sólo las expectativa sobre futuras operaciones entre firmas de energía, españolas y extranjeras, con EDF en la mente de los inversores, evitaron una caída mayor.

Peor fueron las cosas para el resto de mercados europeos: el FTSE-100 de Londres cedió un 1,24%, el CAC-40 parisino se dejó 1,13 puntos y el Dax de Fráncfort recortó el 1,01%.

El menor ritmo de crecimiento, el aumento del paro, especialmente en el sector de la construcción, y los altos niveles de inflación esperan al nuevo Gobierno, que volverá a contar con Pedro Solbes como timonel de la política económica. El presidente en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, ya ha anunciado que su primera medida en la nueva legislatura será reunirse con sindicatos y empresarios para abrir una nueva fase de diálogo social que espera culmine en reformas consensuadas como las cerradas la pasada legislatura.

El nuevo Ejecutivo deberá intentar reactivar una economía que crecerá este año menos de lo previsto. Ni el propio Gobierno sostiene ya que el PIB avanzará este año al 3,1% que prevé todavía la estadística oficial. La Comisión Europea ha rebajado ese dato al 2,7 y algunos como el banco alemán Commerzbank consideran que la economía española podría entrar en recesión (dos trimestres consecutivos con crecimiento negativo) por el parón del sector inmobiliario. En un informe publicado ayer mismo, esta entidad señala que las perspectivas de la economía española son "cada vez más negativas" y calcula que el PIB no crecerá más del 1,5% este año y cerca de un 1% en 2009.

Junto a ello, el indicador adelantado del IPC apunta que la inflación se mantuvo en el 4,4% en febrero, su nivel más alto desde enero de 1997, alimentada por unos precios del petróleo que no se enfrían y por la carestía de algunos productos alimentarios. El Gobierno se ha mostrado confiado en que las tensiones inflacionistas se relajarán a partir de primavera, pero las elevadas cotizaciones del crudo amenazan con retrasar la esperada bajada de precios. El petróleo Brent, de referencia en Europa, alcanzó otro nuevo récord y rebasó en la jornada los 104 dólares por barril.

Además, Zapatero tendrá sobre la mesa una nueva reordenación en el sector eléctrico. La sombra de EDF planea sobre Iberdrola y se espera que, una vez conocida la victoria socialista, la francesa se lance sobre la eléctrica vasca. El resultado de las urnas ha dado alas a la cotización de las empresas eléctricas, que encabezaban las subidas del Íbex, con Gas Natural y Unión Fenosa también con papeles protagonistas.

La gasista lideró las ganancias y cerró a 38,3 euros (3,74% más), seguida de Endesa (se anotó un 3%, hasta 33,4 euros). Iberdrola y Fenosa concluyeron a 10 y 45,2 euros, los que supuso revalorizaciones del 1,2% y el 1,1%, respectivamente. Repsol, accionista de control de Gas Natural y que ya anticipó hace unos días que su filial será clave en el nuevo mapa, subió más modestamente (0,29%, hasta 20,9 euros).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios