La Eurocámara rechaza la legislación comunitaria sobre internet

  • La nueva ley excluía la vía judicial para cortar internet a quienes descargan archivos

El Parlamento Europeo (PE) respaldó ayer, de forma inesperada, una enmienda en el nuevo marco de regulación de las telecomunicaciones que exige una orden judicial para cortar el acceso a internet a un usuario, por lo que el conjunto del paquete de medidas legislativas queda bloqueado.

Al no formar parte esa enmienda de la posición común alcanzada entre el PE y los países de la UE, la totalidad del marco no podrá aprobarse en esta legislatura, cuyo último pleno se celebra esta semana.

La regulación pasará en otoño al comité de conciliación que tendrá la última oportunidad para que la Eurocámara y el Consejo logren un acuerdo, a menos que los ministros de Telecomunicaciones den su visto bueno a la votación de ayer, el 12 de junio. Esto es muy poco probable porque un grupo de países, encabezado por Francia, Reino Unido y Alemania, no acepta la posición del Parlamento sobre la necesidad de una sentencia judicial para restringir el acceso a internet.

El grupo socialista respaldó en bloque la enmienda; los populares estuvieron divididos con una mayoría que se abstuvo. Por ello, el PE optó por no imponer "restricción alguna a los derechos y libertades fundamentales de los usuarios finales sin una resolución previa de las autoridades judiciales", según el artículo 11 de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE sobre libertad de expresión y de información, "excepto cuando la seguridad pública se vea amenazada".

La organización Facua-Consumidores en Acción se mostró satisfecha por esta decisión. Para ésta, dicha medida habría convertido a unas cuantas empresas en "policías y jueces de la Red, que dictarían sentencias partiendo de la presunción de culpabilidad de cualquiera que entrase en ciertas web o compartiese archivos en internet".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios