EEUU planta cara a la crisis con una agresiva bajada de tipos hasta el 2,25%

  • La Reserva Federal lanza una ofensiva sin cuartel contra el fantasma de la recesión · Los resultados de los bancos estadounidenses, malos pero mejores de lo previsto, devuelven las ganancias a los mercados

Comentarios 1

Sin ningún margen para la sorpresa, la Reserva Federal de EEUU (Fed) decidió acudir de nuevo al rescate de los mercados aprobando un nuevo recorte en los tipos de interés, esta vez tres cuartos de punto, hasta situarlos en el 2,25%, su nivel más bajo desde diciembre de 2004, y casi dos puntos por debajo de la Eurozona. La decisión constata la preocupación de la institución presidida por Ben Bernanke por la desaceleración de la economía estadounidense y deja en un segundo plano el control de la inflación. Pese a todo, los analistas esperaban aún más -una rebaja de hasta un punto- dado el delicado momento que atraviesa el país.

El Comité de Política Abierta, que adoptó la decisión por ocho votos a favor y dos en contra, destacó que los últimos datos disponibles indican que se ha producido un debilitamiento de las perspectivas económicas, agravadas por un menor gasto de los consumidores y un mercado laboral debilitado. "La acción adoptada, en combinación con las tomadas anteriormente, incluyendo aquellas medidas para fomentar la liquidez en los mercados, debería ayudar a promover el crecimiento moderado y mitigar los riesgos para la actividad económica", confía la institución.

Los resultados de varios bancos de inversión en EEUU, negativos pero mejor de lo esperado, habían resucitado horas antes a las bolsas mundiales, deprimidas tras el varapalo sufrido el lunes. El principal estímulo lo ofrecieron los bancos de inversión Goldman Sachs y Lehman Brothers, cuyos beneficios cayeron un 53% y un 57%, respectivamente, pero no tanto como se preveía, lo que permitió despejar los temores de que se repitiese la debacle de Bear Stearns. El anunciado movimiento de la Fed, con una intensidad desconocida desde 1984, hizo el resto.

Así, el Íbex 35 recuperó ayer un 2,96%, la cuarta mayor subida del año, desquitándose con creces de la caída a plomo del 2,8% de la víspera. Fueron los valores bancarios los que acapararon las mayores ganancias, sólo superados por Colonial. El selectivo español recuperó los 13.000 puntos (13.030,5 enteros), y no estuvo sólo: todas las bolsas europeas se decantaron por los números verdes, lo mismo que los mercados asiáticos. El Cac-40 parisino avanzó un 3,42% y el FTSE-100 de Londres hizo lo propio (3,54%), mientras que el Dax de Fráncfort, el más castigado el lunes, remontó un 3,41%. Los repuntes en Asia y la apertura alcista de Wall Street intensificaron las ganancias en los mercados europeos.

En España, sólo dos valores del Íbex acabaron en negativo. Inmobiliaria Colonial lideró las ganancias, con un rebote del 9,28%, después de que su consejo diera el visto bueno a la oferta del fondo de Dubai. Le siguieron en tromba los valores del sector bancario: Bankinter, que avanzó un 5,17%; BBVA (4,99%), Popular (4,56%) y Santander (4,03%). Iberdrola, que denunció de nuevo a Francia ante Bruselas por conceder ayudas ilegales a EDF, recuperó un 2,16%, superada por Repsol-YPF (3,57%). Indra, la única que acabó con ganancias el lunes, cedió un 0,11%.

En el mercado de divisas, el euro se estabilizó en 1,57 dólares a la espera de la decisión de la Fed (el cambio oficial se fijó en 1,5757), mientras que en el de materias primeras, el barril de petróleo Brent volvió a revalorizarse para cotizar en el entorno de los 104,5 dólares.

El respiro en las bolsas y la actuación de la Reserva Federal no frena el pesimismo. Ayer le tocó el turno al presidente del prestigioso instituto económico alemán Ifo, Hans Werner Sinn, quien no dudó en afirmar que "ocurra lo que ocurra, la fiesta [económica de los últimos cuatro años] se ha acabado". El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, no le fue a la zaga: a su juicio, la economía de EEUU ha entrado en "declinación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios