EEUU pide la revisión del 'megacontrato' con EADS

  • La Cámara de Representantes exige que el Congreso examine la adjudicación de los 179 aviones cisterna por 40.000 millones

Comentarios 3

La decisión de la Fuerza Aérea estadounidense de adjudicar el contrato para la renovación de la flota de aviones cisterna a EADS y Northrop Grumman ha sentado como un jarro de agua fría en buena parte de EEUU. Desde muchos sectores se defiende que el megacontrato, que contempla la construcción de 179 aparatos por un montante de entre 35.000 y 40.000 millones de dólares, debería haber quedado en manos de la compañía estadounidense en liza, Boeing, y no en las del grupo aeroespacial europeo.

A las protestas de los estados de Washington y Kansas, donde Boeing tiene sus grandes centros de montaje, se sumó ayer la de la Cámara de Representantes de EEUU. Su presidenta, Nancy Pelosi, indicó que el Congreso "debe examinar" el contrato. "La decisión de adjudicar el programa de modernización de la flota de aviones de reabastecimiento en vuelo a Northrop Grumman y Airbus plantea cuestiones graves que el Congreso debe examinar profundamente", declaró en un comunicado.

Concretamente, Pelosi se refirió a cuestiones de seguridad: "¿Cuáles son las implicaciones de seguridad nacional vinculadas al uso de un avión creado por una sociedad extraña?", aseguró. Asimismo, también aludió al posible impacto sobre el empleo: "¿Hemos prestado la suficiente atención al impacto de este acuerdo sobre el trabajo en EEUU y sobre nuestra esfera tecnológica? EADS, por su parte, recordó que el contrato permitirá crear 2.000 empleos en Mobile (Alabama), donde se ensamblará el aparato, que utilizará motores de General Electric, aunque, eso sí, buena parte del proceso de desarrollo previo se hará en Europa.

Los analistas de Deutsche Bank también destacaron en una nota las "incertidumbres" que hay en torno al acuerdo. Al carácter "inesperado" de la adjudicación -Boeing era el competidor favorito al ser el fabricante de los aviones cisterna de EEUU durante los últimos 50 años-, los expertos añaden las declaraciones de los candidatos a la presidencia de EEUU -John McCain, Barack Obama y Hillary Clinton-, que criticaron fuertemente el acuerdo, así como de la propia compañía estadounidense, que está estudiando si protestará por la resolución del concurso. Pese a todo, los analistas del banco alemán esperan "que no se invalide, sobre todo, tras el escándalo en el que se vieron envueltas las Fuerzas Aéreas de EEUU en 2004, tras una investigación que sacó a la luz acuerdos ilegales entre un alto ejecutivo de Boeing y un responsable del ejército, que acabó con los dos en la cárcel", concluyen.

Del otro lado, a la celebración del éxito de EADS en París, Berlín y Madrid se sumó ayer el Ministerio de Defensa de España, que consideró que la adjudicación supone "un éxito sin precedentes" de la industria de defensa española y demuestra su "alto valor añadido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios