Crudo y alimentos no dan tregua al IPC

  • La inflación repuntó en febrero 2 décimas y se situó en el 4,4%, la tasa más elevada que se registra desde noviembre de 1995 · Andalucía fue, junto con Murcia, la región con la subida mensual más significativa

La inflación se resiste a dejar de ser un quebradero de cabeza, y de ello se están encargando el petróleo y los alimentos. Así lo reflejan los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), según los cuales el IPC cerró febrero con un repunte de 2 décimas, para colocarse en una tasa del 4,4%, la más elevada que se registra desde noviembre de 1995. Tal avance impidió recortar distancias con la Zona Euro, de modo que el diferencial de inflación se mantuvo en 1,2 puntos.

Tampoco resultó positiva la evolución de la inflación subyacente que, pese a no recoger el comportamiento de los productos energéticos y los alimentos frescos -los capítulos más erráticos-, se elevó 3 décimas y alcanzó el 3,3%.

La presión del crudo (el barril de Brent marcó ayer un nuevo récord, al rozar los 108 dólares) y de la comida explica que, precisamente, los grupos de transporte y alimentos fueran los más inflacionistas durante el mes pasado, al subir un 7,3% y un 7% en relación con el mismo periodo del año anterior. En el primer caso, actuaron de forma determinante los carburantes y los productos energéticos, que se encarecieron un 16,7% y un 13,3%. En cuanto a los alimentos, la leche volvió a desmarcarse con el ascenso más pronunciado (27,7%), seguida de los huevos y el pan (11,6%), los preparados de legumbres y hortalizas (10,3%), el pollo (10,1%) y las frutas frescas (9,8%).

Algo más moderados se mostraron los grupos de vivienda (5,3%), hostelería (4,8%), enseñanza (3,8%), otros bienes y servicios (3,1%) y menaje (2,6%). Sin embargo, el mejor balance del mes fue para medicina (-1,8%), ocio y cultura (-0,5%), vestido y calzado (0,8%) y comunicaciones (0,9%).

Si la comparación se establece entre febrero y enero -en vez de en términos interanuales-, se aprecia una mejoría en el grupo de los alimentos, al descender 1 décima (se abaratan la carne de ovino, el pescado, el pollo y, aunque levemente, la leche). No así con los transportes, que mantienen la tendencia al alza. Bajan, asimismo, vestido y calzado (-1,3%) y comunicaciones (-0,1%), mientras que enseñanza no varía. Los ascensos más llamativos se los llevan las bebidas alcohólicas y el tabaco (1%), otros bienes y servicios (0,8%) y la hostelería y restauración (0,6%).

Por comunidades autónomas, Andalucía lideró, junto con Murcia, el aumento de los precios, al elevarse éstos 3 décimas respecto a enero. No obstante, su tasa interanual fue de las más moderadas, al situarse en un 4,3%. Mejor que la región andaluza escaparon Ceuta (3,7%), Melilla (3,8%), Baleares (4%), Madrid (4,1%) y Canarias (4,2%). En Andalucía, al igual que a nivel nacional, los artífices del ascenso del IPC fueron los grupos de alimentos (7,2%) y transporte (7,1%). A continuación figuraron la vivienda (5,1%), hostelería (4,5%), bebidas alcohólicas y tabaco (4,1%), enseñanza (3,9%) y menaje (3,1%). Por el contrario, entre los menos inflacionistas destacaron medicina (-2,4%) y ocio y cultura (-1,4%).

Las provincias andaluzas con registros menos positivos fueron Almería (4,9%), Córdoba (4,6%) y Granada, Huelva y Jaén (las tres con un 4,4%). Cádiz se colocó en la media de la comunidad autónoma, mientras que Málaga y Sevilla estuvieron una décima por debajo. El Gobierno autónomico apuntó ayer que el IPC alcanzado en la región "refleja un freno en la trayectoria iniciada en septiembre de 2007". Por otro lado, destacó que más de la mitad del incremento interanual del IPC se explica por cuatro productos alimenticios (pan, leche, derivados lácteos y frutas frescas) y los carburantes, que representan el 13,7% de la estructura de gasto que recoge el índice. El resto de los productos que lo conforman presentaron "ritmos de crecimiento más moderados, concretamente del 2,4% interanual".

Aunque algunas voces vaticinaron que la inflación había tocado techo en España en enero (alcanzó una tasa del 4,3%), las estadísticas del INE han dejado en evidencia tal convicción. El secretario de Estado de Economía, David Vegara, insistió ayer en que la inflación comenzará a descender en primavera, si bien reconoció que es "innegable" que el progresivo alza del petróleo "dificulta" la consecución del objetivo de IPC que se había barajado para el presente ejercicio: cercano al 3%. Vegara admitió, además, que la inflación media de 2008 será "algo superior" a la del año pasado, cuando se situó en el 2,7%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios