Cajasol aprueba un código de conducta

  • La asamblea de la entidad ratifica el nombramiento de López- Tarruella como director general

Cajasol dio ayer un paso más a favor de la transparencia en la gestión de la entidad, con la aprobación, en asamblea, de un código de conducta y responsabilidad social. Según lo expuesto por el presidente de la caja, Antonio Pulido, el nuevo documento servirá de base para analizar el comportamiento de los órganos de gobierno de la entidad, de su equipo directivo, los empleados, el grupo empresarial y "cualquier tercero que actúe en nombre de la caja". En este sentido, Pulido destacó, en referencia a lo ocurrido en torno a la gestión de José María Bueno Lidón al frente de El Monte, su utilidad "para asegurar que situaciones que se han vivido en el pasado no vuelvan a ocurrir en el futuro".

Durante la asamblea, que se reunió en sesión extraordinaria, también fue ratificado el nombramiento de Rafael López-Tarruella como director general y se hizo balance de la fusión de las fundaciones de El Monte y San Fernando en la Fundación Cajasol. Asimismo, Pulido aprovechó para anunciar que en el último mes y medio la entidad ha captado 500 millones de euros en pasivo y 5.000 nóminas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios