Cajamar eleva sus resultados cerca de un 14% hasta febrero

  • La primera cooperativa de crédito de España supera los 21 millones de beneficio gracias al tirón del negocio tradicional

Cajamar ha empezado 2008 con buen pie. La primera caja rural de España cerró los dos primeros meses del año con un repunte del beneficio neto del 13,6%, hasta los 21,50 millones de euros. Buena parte de ese avance se sustentó en el dinamismo del negocio tradicional de la entidad, que mejoró cerca de un 18%, al superar los 45.300 millones de euros.

Desde la cooperativa de crédito destacan el positivo comportamiento de la inversión crediticia, cuyo saldo se elevó a un ritmo del 22,1% y alcanzó los 23.439 millones. En cuanto a los recursos de clientes, rondaron los 22.000 millones de euros y repuntaron un 13,3%, gracias, fundamentalmente, al impulso de los recursos en balance, que aumentaron un 19,5%.

La evolución de estas magnitudes se vio reflejada en los distintos márgenes de la cuenta de resultados, que, según destaca Cajamar, experimentaron "importantes" avances, superiores, incluso, a los registrados al cierre del ejercicio 2007. Así, el margen de intermediación -recoge la diferencia entre lo que abona una entidad por los depósitos y lo que cobra por los créditos-, creció un 27,4%, una tasa que para el ordinario -refleja el comportamiento de los ingresos por comisiones y los resultados por operaciones financieras- fue del 25,5% y para el de explotación, del 33%.

Por otra parte, la caja rural subraya que la "política de prudencia" que rige su gestión le ha permitido dotar provisiones voluntarias para insolvencias en los dos primeros meses del año por un montante global de 13,16 millones de euros.

En cuanto a los recursos propios computables del grupo, una vez elaborada la declaración referida a 31 de diciembre de 2007, alcanzaron los 2.149 millones, lo que representa un superávit de 625 millones (un 41%) sobre los requerimientos mínimos de capital exigidos. Cajamar atribuyó esta "solidez" a los recursos de primera categoría, que representan el 75% del total y aumentaron respecto al año anterior, cuando se situaron en un 72,8%.

Durante los dos primeros meses de 2008, Cajamar inauguró, dentro de su continuo plan de expansión, cinco nuevas sucursales en las provincias de Barcelona, Toledo, Sevilla, Granada y Málaga. Precisamente, la entidad indica que dará "un nuevo impulso" a su crecimiento en el norte de España a lo largo de este año, ya que prevé abrir sus primeras oficinas en Burgos, Salamanca, Soria y Zamora, así como en Asturias y Cantabria. De este modo, al cierre del ejercicio estará presente en 34 provincias del país y 11 comunidades autónomas, además de en las ciudades de Ceuta y Melilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios