La CNE propone gravar el gas y los carburantes para pagar las primas a las renovables

  • El organismo busca solucionar el problema del déficit de tarifa, que ronda los 23.000 millones de euros.

Comentarios 11

La Comisión Nacional de la Energía (CNE) propone al Gobierno que imponga un impuesto sobre el gas natural y los carburantes para que estas fuentes de energía carguen con parte del coste que suponen las primas a las renovables y la cogeneración, así como que se elimine el sistema de incentivos al uso de carbón. En cuanto a la posibilidad de crear impuestos que graven la generación hidráulica o nuclear o las emisiones de CO2, la CNE no se pronuncia y se limita a analizar los pros y los contras de su eventual aplicación. Estas propuestas forman parte del conjunto de medidas remitidas por la CNE al Ministerio de Industria para atajar el problema del déficit de tarifa, que ronda los 23.000 millones de euros y que, según el organismo regulador, es "insostenible".

El conjunto de medidas a corto plazo propuestas por la CNE para recortar los costes regulados del sistema, como primas a las renovables, distribución, transporte o financiación del déficit, permitirían "ahorrar" en 2012 unos 2.020 millones de euros y unos 4.501 en 2016.  No obstante, para evitar que continúe la generación de déficit, la CNE considera que adicionalmente habría que incrementar los peajes de acceso entre el 2 o el 3 % anual hasta 2015 o 2016, cuando, sumando el efecto de ambos factores, desaparecería el desajuste entre gastos e ingresos. De no tomarse medidas, sólo en 2012 haría falta subir el 35,5 % los peajes (parte del recibo de la luz que remunera los costes regulados y que supone en torno a la mitad del recibo).

Uno de los costes regulados más fuertes que soporta el sistema estriba en las primas al régimen especial, que el año pasado superaron los 5.500 millones. Entre otras iniciativas para aliviar su peso en el recibo de la luz, la CNE propone que su coste sea repartido con el sector del calor y frío (gas natural y otros) y de productos petrolíferos destinados al transporte, porque éstos no van a cumplir los objetivos en renovables marcados por la UE, mientras que el segmento eléctrico los va a superar. Según la CNE, en 2011 las renovables eléctricas cubrieron el 33 % de la demanda, lo que frente al objetivo del 20 % fijado para 2020 supone un exceso del 39 %, que en dinero se traduce en 2.145 millones y que debería ser soportado por otros sectores energéticos. Como ejemplo, explica que para recaudar unos 2.000 millones bastaría con imponer un impuesto de 0,07 euros por litro de gasolina o gasóleo. Este gravamen elevaría la fiscalidad de los combustibles del 48 al 52 % en el caso de la gasolina y del 43 al 46 % en el del diesel, que en ambos casos se mantendrían por debajo de la medida europea.

Alternativamente, la CNE propone que el extracoste renovable se financie con cargo a los presupuestos o con los ingresos que se obtendrán en las subastas de CO2 que se celebrarán a partir de 2013 y que podrían generar unos 900 millones de euros al año. Por otra parte, el regulador propone al Gobierno que elimine el mecanismo creado para incentivar el consumo de carbón autóctono porque cuesta unos 400 millones al año a los consumidoresy porque está teniendo un "fuerte impacto" en la formación de precios en el mercado eléctrico.

La CNE ha remitido su informe a Industria tras recibir cientos de propuestas en el marco de la consulta pública que abrió para solventar diversos problemas en los sectores energéticos. El informe fue aprobado con la abstención del presidente del organismo, Alberto Lafuente, que considera que las propuestas descargan sobre los consumidores gran parte de la solución al déficit de tarifa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios