La CHG recuerda a los colectivos de regantes su función pública

  • La Confederación pide a las entidades un cambio de mentalidad y considera "inasumible" que sólo se ahorre un 10% de agua con las obras de modernización

La gestión de las comunidades de regantes en Andalucía centró parte del debate en la mesa redonda de las Jornadas Técnicas organizadas en Córdoba por la Consejería de Agricultura y el Grupo Joly. Una de las posturas más llamativa fue la del comisario de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), Javier Serrano, quien recordó que estos colectivos de usuarios "son corporaciones de derecho público" y que por tanto "tienen que cambiar de mentalidad y asumir su responsabilidad". Serrano avanzó que el 80% del agua de la cuenca está en manos de las comunidades de regantes, "que no se han centrado en su papel público". También consideró "inasumible" que sólo se logre un 10% de ahorro tras el proceso de modernización de los regadíos en la región.

El comisario de Aguas de la CHG intervino después del secretario general de la Federación de Regantes de Andalucía (Feragua), Pedro Parias, quien en el extremo opuesto defendió la labor de las colectividades de comuneros, su trabajo policial y de recaudación, "algo que no se está valorando". Parias reclamó más participación en los órganos de gestión, sobre todo a la Agencia Andaluza del Agua, e insistió en que las comunidades de regantes "son fundamentales" en la cuenca.

El toque de atención de Javier Serrano a los agricultores sobre el papel de las colectividades no agradó a algunos de los asistentes, que por contra reclamaron al comisario "una mayor eficacia administrativa a la Confederación Hidrográfica". Serrano reconoció deficiencias en este aspecto, si bien matizó que se han "puesto al día" para mejorar la atención a los agricultores.

El debate fue moderado por el jefe de servicio de la Delegación de Agricultura en Córdoba, Fernando Ciria, quien propuso una discusión sobre el cambio de imagen que precisa el sector, máxime para que no se siga creyendo que los regantes "son los grandes despilfarradores del agua". Desde la comunidad del Margen Izquierda del Bembézar, Eulalio Vilela reconoció las dificultades para convencer a los productores de la necesidad de modernizar el riego y de que apuesten económicamente por esos cambios.

Por su parte, tanto Parias como el presidente de la Comunidad de Regantes Genil-Cabra, Cristóbal Lovera, incidieron en que tienen que entrar en servicio las grandes infraestructuras de regulación pendientes en la cuenca, como son los embalses del Arenoso y La Breña II, ambos en Córdoba.

Las jornadas técnicas, celebradas en el Hotel Córdoba Center, dejaron claro el peso específico de Córdoba en el proceso de modernización de los regadíos andaluces. Tanto los representantes de las administraciones como los propios agricultores reconocieron el proceso de restauración de los sistemas de gestión y uso del agua que se ha desarrollado en los últimos años en la provincia y cómo esa apuesta tecnológica y económica del sector productivo se ha convertido en un referente para el resto de la región.

"Córdoba es el ejemplo de la modernización del riego en Andalucía y un buen ejemplo para el resto de provincias", comentó el director general de Regadíos y Estructuras de la Consejería de Agricultura, Tomás Martínez, quien añadió que por ello "no es casual" su elección como sede del encuentro técnico, que reunió a más de un centenar de personas. Martínez dirigió la última de las ponencias de la jornada, en la que explicó las ayudas que la Administración andaluza prepara de cara al próximo marco europeo, que se prolongará hasta 2013.

El delegado de Agricultura, Francisco Zurera, aportó el dato de que en la provincia de Córdoba se han modernizado la gran mayoría de los regadíos. Así, especificó que "en los últimos diez años se ha actuado en la totalidad de las comunidades de regantes y en los últimos seis en el 90% de la superficie de regadío" que gestionan los colectivos de comuneros.

Tomás Martínez introdujo otro elemento en el debate al señalar que el regadío actual tiene "unas connotaciones que van más allá" del concepto originario de que el agua en la agricultura sólo fijaba la población en el medio rural y surtía los mercados. El dirigente autonómico indicó que en la actualidad ha surgido un subsector muy potente de industria agroalimentaria que es el segundo del Estado en importancia, sólo por detrás del sector agrario de Cataluña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios