Bruselas espera 25 millones de pasajeros más por el acuerdo de 'cielos abiertos'

  • El acuerdo de "cielos abiertos" entre la Unión Europea y Estados Unidos, que entró en vigor el domingo permitirá generar 25 millones de pasajeros suplementarios en cinco años en los vuelos transatlánticos

El comisario europeo de Transportes, Jacques Barrot ha destacado que esos 25 millones de más anuales, comparados con los 50 millones de viajeros actualmente entre los países de la UE y Estados Unidos permitirán la creación de 80.000 empleos a uno y otro lado del Atlántico.

Además, gracias al acuerdo "el refuerzo de la competencia y la presión sobre las tarifas deberían traducirse en 12.000 millones de euros de ahorros para los consumidores".

De entrada, el número de vuelos desde Europa a Estados Unidos se incrementará "en cerca del 10% de aquí al verano", aunque la subida llegará al 20% desde Londres, la principal plataforma de los vuelos transatlánticos en el Viejo Continente.

El comisario auguró igualmente que "Irlanda y España, que se habían cerrado en acuerdos bilaterales muy limitados deberían experimentar igualmente una fuerte alza del tráfico".

Insistió en los beneficios del compromiso de "cielos abiertos" respecto a la situación existente hasta ahora que "colocaba las compañías europeas en una situación de desventaja respecto a sus competidoras estadounidenses".

El acuerdo acaba con la situación en que las aerolíneas europeas sólo podían abrir líneas en dirección a Estados Unidos desde sus respectivos países, pero no desde otros Estados de la UE, ya que ahora se consideran simplemente europeas. Además, podrán establecer asociaciones para la explotación de vuelos con compañías estadounidenses.

Sobre la segunda fase de negociaciones con Estados Unidos para que Washington autorice a las empresas europeas entrar en el capital de sus compañías aéreas a altura del 49%, como ya se puede hacer en las europeas, Barrot indicó que está prevista una reunión con una delegación estadounidense el próximo 15 de mayo para arrancar.

"Nos damos hasta noviembre de 2010 para llegar a un acuerdo sobre este segundo capítulo" y en caso de no lograrlo "nos reservamos el derecho de retirar algunos derechos acordados", señaló tras haber explicado que los estadounidenses son reticentes a esta segunda fase donde lo que les interesa es que las aerolíneas de su país puedan hacer vuelos internos en Europa.

El principal obstáculo -precisó- viene de los pilotos estadounidenses que tienen miedo a perder sus empleos si los grupos europeos se introdujeran en las compañías de su país, un temor a su juicio "excesiva" si se tiene en cuenta que los "cielos abiertos" incrementarán el número de vuelos.

Preguntado sobre la posibilidad de suscribir este tipo de acuerdo con otros países, el comisario europeo reveló que espera hacerlo "con Canadá en otoño" y que se acaba de establecer "un preacuerdo con Jordania" y hay "protocolos con Israel, Marruecos y los Balcanes occidentales".

Advirtió que "en Asia, por el contrario, estamos lejos de ese tipo de acuerdos. India parece abierta a discusiones, pero Japón y China quieren mantener los acuerdos bilaterales".

En cuanto a la posibilidad de incluir el sector de la aviación en un dispositivo de limitación de las emisiones contaminantes tras el Protocolo de Kioto, Barrot admitió la dificultad después de que la propuesta europea fuera rechazada en septiembre por Estados Unidos y China.

No obstante, matizó que "las cosas podrían evolucionar tras las elecciones estadounidenses. La opinión pública estadounidense tiene conciencia de la importancia del cambio climático".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios